fbpx

Francisco Silva confirmó que ya es jugador libre. Así, Silva logró finiquitar su contrato con Delfín y además reveló que no se arrepiente de nada.

Es más, Silva explicó que pasó y por qué no jugó la final. Según el jugador, lo que hizo fue ir a ver a su novia y que no se vendió a EMELEC en la final como se dice.

Silva suena para jugar en Emelec, pero en entrevista a Radio Super K-800 dijo: “La FEF me notificó que soy un jugador libre mediante una carta”

Sobre lo que sucedió la noche anterior de la final dijo:

“No me arrepiento de lo que hice. El día del hotel, mi novia me llamo y me dijo que estaba hospedada en el hotel y que bajara a su habitación porque tenía un regalito que darme. Eran unos zapatos”

Silva aclaró que “En el Ministerio de Trabajo está mi finiquito. El mismo Delfín firmó el documento. Algunos compañeros me dejaron mal después del partido, pero yo no voy hablar de ellos”.

Vía : metroecuador

El defensa paraguayo señala que arregló su salida del club mantense con la Asociación de Futbolistas del Ecuador (AFE) y el Ministerio del Trabajo. Los ‘cetáceos’ le pidieron que se presente a la pretemporada.

“La Federación Ecuatoriana de Fútbol me notificó que soy un jugador libre mediante una carta”, mencionó Silva.
El defensa central jugó con el cuadro manabita desde el 2014, cuando el club volvió a la Serie A, y fue su capitán, pese a que fue descartado de la final contra EMELEC por supuesta indisciplina.

“Yo quería salir bien del club, pero lastimosamente ellos me dieron la espalda y hablaron muchas cosas. Algunos compañeros me dejaron mal frente a una provincia, frente a un país. No voy a hablar de eso, porque no hablo mal de mis compañeros”, dijo Silva.

Demanda. Eduardo Díaz, representante del futbolista, dijo que ha demandado al técnico Guillermo Sanguinetti. “Lo tenemos demandado por millón y medio de dólares, por injurias, calumnias, agravios, y amenazas”, señaló Díaz.
El representante del jugador paraguayo aseguró que tiene un audio grabado “en el cual me dice hasta de lo que me voy a morir”, añadió.

El jugador habría ingresado a una persona sin autorización a la concentración del equipo, informó Delfín.
Sanguinetti vio la falta y lo expulsó del hotel.

Este medio intentó comunicarse con el abogado de Delfín, Eudaldo Demera, pero manifestó que el club no hablará sobre el caso Silva.

El defensa aseguró que maneja propuestas para jugar en Ecuador y Paraguay. Su empresario analiza las mejores ofertas y el zaguero planea arrancar con los trámites para obtener la nacionalidad ecuatoriana.

Sobre lo que sucedió la noche anterior de la final dijo: “No me arrepiento de lo que hice. El día del hotel, mi novia me llamo y me dijo que estaba hospedada en el hotel y que bajara a su habitación porque tenía un regalito que darme. Eran unos zapatos”

Silva aclaró que “En el Ministerio de Trabajo está mi finiquito. El mismo Delfín firmó el documento. Algunos compañeros me dejaron mal después del partido, pero yo no voy hablar de ellos”.

Escribe tu comentario usando Facebook