estadio capwell
el estadio capwell tendrá vidrio templado para evitar invasiones

El santafesino está consciente de que el equipo no sale campeón desde el 2002. Desea que el 2013 sea el año del resurgir ‘eléctrico’.

“¿Necesitan algo? ¿Están bien?”

Gustavo Quinteros se acerca hasta el cronista y el fotógrafo y pregunta por sus necesidades. Más que nunca el entrenador de EMELEC juega de local. Llevó a su equipo de pretemporada a la Argentina, su país, y se siente anfitrión en el Buenos Aires Football, el predio en el que ya había estado en la antesala de la Copa América, al mando de la selección de Bolivia.

“La idea era sacar al plantel de Guayaquil porque es época de lluvia y es difícil encontrar canchas en buenas condiciones. Elegimos un lugar con mejor clima, en el que tenemos todo: gimnasio, fisioterapia y tranquilidad, ideal para hacer un buen trabajo para todo lo duro que se viene”, explica el santafesino de Cafferata, de 47 años. Luego de un domingo libre, el ‘Bombillo’ retomó la preparación, que ya lleva una semana, momento ideal para empezar a hacer un balance y hablar de objetivos.

Subcampeones las últimas tres temporadas, presentes en certámenes internacionales por quinto año seguido, pero no salen campeones desde el 2002. ¿Se siente la presión?

Es así. Es un club que hace diez años no puede conseguir el título nacional. Nosotros hace seis meses que estamos, conseguimos el subcampeonato y clasificamos a la Libertadores y la Sudamericana. Pero la gente quiere más, así mismo nosotros. Nos contagiamos de lo que quiere la gente, los dirigentes y tratamos de fortalecer el plantel para el 2013, sumar más de 40 puntos, porque con 37 no nos alcanzó (N de R: Barcelona dio la vuelta con 45).

¿Pero el hincha se los pide en la calle?

¿Qué hinchada no pide el título? Pero a pesar que en los últimos tres años llega a finales y no puede ser campeón, la hinchada apoyó mucho al conjunto. Creo que les respondimos muy bien casi todo el torneo, terminamos ganándole dos partidos a Liga de Quito para entrar a las copas, en los que el grupo jugó muy bien y le dio mucha más fe y confianza a la gente y a nosotros para esperar con ánimo este año. Ojalá podamos retribuirle desde los logros.

¿Corren en desventaja con los otros equipos que ya están armados?

Sabemos que Barcelona se armó bien, que Liga de Quito se reforzó bien y Deportivo Quito lo mismo. Nuestra ventaja es haber mantenido el plantel, al que le incorporamos jugadores jóvenes, con mucho futuro. Por ahí no tuvimos éxito en gestiones como Guagua o Madrid y se fueron a otros clubes.

Sin embargo, han llegado futbolistas como Narváez y Corozo, quienes son jóvenes en esas posiciones; Lastra, quien es un volante central de muy buena técnica; y volvió Marcos Caicedo, un volante ofensivo desequilibrante.

Ojalá que puedan adaptarse rápido y llegar al mejor rendimiento posible para sumar para el club. Igual seguimos en la búsqueda de un delantero extranjero y uno nacional (N de R: Interesan Pablo Zeballos, Ariel Nahuelpán y Damián Escudero), además un mediapunta, para completar el equipo. Pero estoy con mucha ilusión y muchas ganas de preparar el grupo. Es algo que me pone muy feliz estar acá con un club tan competitivo como EMELEC y prepararse para campeonato y Copa, que es lo más lindo que te puede pasar.

Y en el funcionamiento, ¿tienes que meter mucha mano?

Emelec se caracterizó estos seis meses por jugar igual en todas las canchas. No cambia el esquema ni la idea de juego cuando va de visitante. Y siempre con buen trato de balón. Me gusta que el conjunto juegue en campo contrario, que tenga la pelota, que pueda ser protagonista en todos los partidos. Lo intentamos siempre. A veces lo podemos conseguir y a veces no, porque el rival también juega. Pero esa es la idea. No sabemos hacerlo de otra manera porque no lo entrenamos de otra forma. Y así fue tanto en el torneo local como en la Sudamericana: fuimos a Paraguay y le ganamos a Olimpia, fuimos e igualamos con la U. de Chile, empatamos en Perú contra San Martín…

¿La tenencia de la pelota es tu eje?

Mira, yo crecáviendo cómo jugaban el Milan de Arrigo Sacchi y el Barcelona de Cruyff. Después de ahí me gustó mucho el Barcelona de Guardiola… Son equipos que uno no se olvida, como el Boca de Bianchi. Lógico que para llevar a la práctica esas ideas tienes que contar con los intérpretes. A veces queremos incorporar jugadores para armar un esquema que a uno le gusta más, pero a lo mejor no encontrarás a ese futbolista. Entonces uno tiene que adaptarse con quienes están en el plantel.

¿Cómo es la vida de un argentino en Guayaquil?

La verdad es que muy buena. La gente es muy hospitalaria y solidaria, nos ha recibido muy bien. La ciudad es muy linda. Vivimos en Samborondón. Ahora se sumará mi familia, que se quedó en Bolivia por el colegio de los chicos. Ya me instalaré junto a mi esposa y mis tres varones: Sebastián, de 15 años; Rodrigo, de 12; y Gonzalo, de 8. La mayor, Nicole, se quedará en Argentina estudiando Administración de Empresas.

¿Y los varones salieron futbolistas como el padre? ¿Defensores también?

Los dos más grandes jugaron en Blooming, quedaron de cuando dirigáahí. Sebastián es mediapunta y jugó en la Sub 13 y en la Sub 15, y le fue muy bien. Y Rodrigo, que es volante por derecha, estuvo en la Sub 13 también. ¿Si tienen futuro en Emelec? Je. Vamos a ver. Donde ellos quieran ir… Yo no los presiono. Les gustó el futbol, al que me dediqué toda la vida y ellos lo adoptaron. Lo importante es que hagan deporte, pero primero que estudien, que traten de hacer una carrera universitaria, eso es lo que más deseo para todos mis hijos. Y si a alguno le toca jugar profesionalmente, que lo haga.

¿Costumbres de Guayaquil a las que tuviste que adaptarte?

A levantarme y acostarme más temprano, je. Tanto calor durante todo el semestre hace que tengas que ir más horas antes a entrenar. En Argentina se cena a las 22:00 o 23:00, y allá no. Se cena a las 20:00 o 21:00. Y te duermes antes. Y lo tienes que adoptar, aunque cueste, je.

¿Por qué siete técnicos de los 12 equipos del torneo son argentinos?

Es verdad. Somos muy requeridos. Pasa en varios países sudamericanos. Al campeón lo dirigió Gustavo Costas; al anterior, Deportivo Quito, Carlos Ischia; en el 2010 ganó Liga con Edgardo Bauza… Más atrás en el tiempo, Rubén Insúa también ganó con el Barcelona. Son técnicos que les abrieron las puertas a otros compatriotas, por eso los equipos ecuatorianos nos buscan, porque lo hacemos con mucho profesionalismo. Los resultados a veces se dan, a veces no, pero el primer semestre nuestro fue muy positivo. Ahora veremos si podemos conseguir algo más.

Igual, la dirigencia te respaldó hasta diciembre del 2014. Y a ti, que en Bolivia terminaste renunciando porque te acortaron los plazos de trabajo con el plantel, debe ser muy bueno que un club decida apostar a tu proyecto, y a largo plazo.

Esto sucedió porque aunque llegamos a mitad del 2012 con un plantel conformado, pudimos armar un equipo competitivo, que jugó muy bien, reconocido por la mayoría de la gente, con muy buena presentación en Copa Sudamericana, y eso hizo que el presidente confiara en nosotros y nos extendiera el contrato. Para máfue un apoyo fundamental, me da muchísima motivación y ganas. Tenemos un plantel joven, que ojalá pueda obtener el objetivo ya. Si no tenemos la chance de trabajar en el 2014, la idea es lograrlo en este 2013. El 2013 tiene que ser el año del objetivo.

Su opinión sobre Vélez y Peñarol

El domingo fue un día libre para la delegación del ‘Bombillo’. Pero la televisión argentina regalaba un amistoso, nada menos que entre Vélez y Peñarol, dos rivales en el grupo 4 de la Copa Libertadores.

Quinteros, además de grabar el partido, lo siguió en vivo, y luego compartió sus sensaciones de ese 3-1 que favoreció al Fortín, adversario del debut, el 12 de febrero, en Guayaquil.

“El primer tiempo de Vélez fue con mucha dinámica y contundencia. Hizo los goles, se dedicó más que nada a conservar la pelota. No generó demasiado, pero controló el balón, se mostraban los volantes y la tenían, esperando que Ferreyra se moviera en velocidad para llegar, así marcaron el 2-0. Defensivamente es un equipo muy firme por arriba, muy sólido, con mucha salida por el lado de Papa, ordenado tácticamente.

Por momentos tenía tres volantes de equilibrio. Me sirvió mucho para saber la manera en que intentará jugarnos. El segundo tiempo fue más tranquilo, más lento, hubo varios cambios, pero Vélez fue un merecido ganador. Hubo mucha diferencia de velocidad entre ellos y Peñarol.

Hay que ver el trabajo físico que están haciendo los uruguayos, mas se notó mucho la diferencia de ritmo. Igualmente, Peñarol es un cuadro copero, duro, que está acostumbrado a esa clase de partidos. Y el otro rival, que sale entre León, de México, e Iquique, de Chile (se cruzan el 22 y 29/01), también será complicado.

Ahora todos son difíciles. Trataremos de mejorar la campaña que ha hecho EMELEC el año pasado, que cayó en octavos ante Corinthians, que luego fue el campeón”, indicó.

Antonio Serpa ? Especial desde Argentina ppelverdadero

Facebook Comments