fbpx

Homenaje eléctrico en la tumba de George Capwell

Views: 1
victor leo

Fuerza Azul 79 se llama la agrupación que reúne a los seguidores de EMELEC en Nueva York y Nueva Jersey. La lidera Alberto Andrade, un joven guayaquileño de ancestro eléctrico: su padre, nuestro recordado compañero del Vicente Rocafuerte, jugó fútbol colegial y era un furibundo hincha emelecista.

Con datos que les proporcionamos, Fuerza Azul 79 celebró el aniversario de la fundación de su club con una visita a la tumba de George Capwell, para homenajear su memoria.

Ingreso al Capwell

Nos propusimos hacer un libro, que ya está terminado, para registrar el paso huracanado de Capwell en las dos décadas (1926-1946) en que estuvo en Guayaquil. Visitamos el Renssilaer Polytchnic Institute –donde estudió ingeniería eléctrica– y obtuvimos la ayuda de Jennifer Kuba, directora de los archivos universitarios.

Ella nos dio abundante documentación y fotografías relacionadas con esta etapa desconocida de la vida del gringo más famoso y querido de nuestra historia. Logramos localizar los restos de Capwell en el Cementerio Calvary, en Salamanca, Nueva York, y la foto de su lápida. Enviamos este hallazgo a varios amigos, entre ellos Nassib Neme, presidente del club millonario, y a Alberto Andrade, de Fuerza Azul 79.

Calendario de partidos

Andrade ideó una caravana hasta la tumba de Capwell. Con sus amigos viajó ocho horas, levantó banderas, pronunció discursos y dejó una placa en las oficinas del cementerio para que se recuerde siempre que alláestaba Capwell. Una bella manera de ser hincha y recordar la historia emelecista.

Capwell es el más grande símbolo de EMELEC en su historia: fundó la institución, le dio vida legal, la organizó deportivamente y estableció la regla básica de Emelec: entrega, dedicación y disciplina.

Tickets para partido

Lo importante es que predicó con el ejemplo. A pocas horas de fundado, inscribió a EMELEC en el torneo de básquet de la Federación Deportiva del Guayas. Era el capitán y el dueño de la pelota. Junto con él destacaron Víctor Peñaherrera, Nathan Myers, Januario Palacios, Francisco Quintero, Aníbal Santos, entre otros. Y lo sorprendente es que fueron campeones de 1929 venciendo a LDE, Daring y Vanguardia Deportiva.

Capwell era un deportista apasionado que dejaba en los escenarios la última gota de su esfuerzo. Quería ver siempre a su EMELEC campeón. Pronto fue el mejor velocista de la ciudad en natación y construyó la primera pileta de 25 metros que aún existe, al lado de la planta eléctrica.

Alineación de Emelec

Nadie le ganaba en saltos ornamentales. Detrás del home, su brazo potente no dejaba robar bases a los beisbolistas adversarios y sus batazos sonaban en los diamantes del viejo hipódromo, del American Park y del Jockey Club.

Tenía una temible pegada cuando subía al ring hasta que, según contaron sus contemporáneos, el fuerte Quacker Jaramillo le propinó un nocaut, aunque la pelea terminó en empate. Prefirió retirarse, pero dictó una regla no escrita que se respetó por muchos años: todo aspirante a socio de EMELEC debía calzar guantes con el rival que Capwell designara. Si no cumplía, no ingresaba al club.

Datos del partido

El Gringo Guayaquileño, como lo llamó Chiken Palacios, ejerció una gran influencia en el progreso del deporte guayaquileño y ecuatoriano durante veinte años. No hubo gran suceso deportivo, gran victoria porteña o nacional que no llevara indeleble la huella de Capwell. Hizo de EMELEC la entidad más poderosa en todos los deportes y le dio a Guayaquil el primer estadio con césped, llamado con su nombre para honrarlo. el universo

Cuando el fútbol se transforma en un sentimiento y si se es grato con quienes aportaron para engrandecer un equipo los hinchas no miran nada y las cosas que hagan sean solo por amor al club.

Clásico del astillero

Eso es lo que pasó con los fanáticos de EMELEC en Nueva York y Nueva Jersey que ahora destaca la prensa a nivel internacional al poder encontrar la tumba de quien fundó el Emelec, el – gringo” George Capwell.

La barra Fuerza Azul 79 quedará para la historia por dar la sorpresa en medio del cumpleaños de Emelec. Comandados por Alberto – Farol” Andrade viajaron 7 horas hasta Salamanca en Upstate, Nueva York, al Calvary Cementery. Capwell lleva 43 años enterrado en este cementerio junto a su esposa Margaret Kane.

Dos días

Los – eléctricos” llegaron en la noche del sábado al pueblo y sin importar lo tarde que era iniciaron la búsqueda de la tumba del – gringo” Capwell hasta que la encontraron, en ese momento la felicidad afloraba en todos al conocer el sitio donde estaba enterrado el fundador de los – azules“.

Entonaron cánticos de su amado club y le dedicaron unas palabras de agradecimiento por el sentimiento que dejó sembrado hace 84 años.
Como era tarde a la barra – azul” le tocó buscar hotel y se dirigió al Historic Dudley, donde se han hospedado famosos de la talla de Al Pacino y Franklin D. Roosevelt.

Próximos partidos

Al siguiente día los muchachos madrugaron para limpiar la tumba, la cual arreglaron para celebrar los 84 años, además escucharon el partido que EMELEC jugaba con Independiente José Terán. También le hicieron una placa de agradecimiento que se halla en Ecuador, el barrista Giussepe Cavanna va a ponerla en exhibición en el museo de la – Boca del Pozo”, en la general del estadio Capwell.

Entre los aficionados que están radicados en Estados Unidos estuvieron: Alberto – Farol” Andrade, Édgar – Yankee” Miño, Marilyn Valencia, Viviana Valencia, Víctor – Bellavista” Cruz, Yesenia – Chikita” Vera, Yajaira Miño, Mauricio Orbeta, Zulay Flor Miño, Scarlet Orbeta, Banderlei Orbeta, D’Alessander Miño, Víctor – Chapu” Borja, Emma Victoria Borja, Mario Valencia, Miguel – Chaparro” Espinoza, Alejandra Espinoza, Dora Luna, Adrián – Pegasso” Sánchez, Édison – Memo” Beltrán, Miguel Espinoza, William Rice y Fausto Santillán.

Solo hace años

A George Lewis Capwell Cronin se lo nombra todos los días en Ecuador, pero desde hace 43 años estaba en el cementerio Salamanca, estado de New York, y a decir verdad, nadie se acordaba de él. Cuando llegaron los emelecistas, la tumba no se distinguía, ahora la dejaron brillante y con el compromiso de que le darán siempre una vuelta.

Capwell cuando se fue de Ecuador se radicó en San Diego, California, y murió por un derrame cerebral. La idea de buscar la tumba de Capwell rondaba en la cabeza de los emelecistas de Nueva York y Nueva Jersey desde el año pasado y la hicieron realidad… así es el sentimiento del fútbol.

Capwell jamás imaginó que la idea que tuvo en Guayaquil de fundar el EMELEC sería tan grande y que hasta de muerto hablarían de él.

Siguientes partidos

Los gringos que vieron cantar a los emelecistas en la tumba del cementerio de Salamanca, a siete horas de Nueva York, hasta ahora entienden qué pasada. “Fue un viaje de siete horas recorriendo 3 ciudades: Nueva York, Nueva Jersey y Pensilvania. Resultó un momento bello ver a los barristas llorar de la alegría y a 4 niños gritando ¡Viva Emelec! Para máuno de los mejores viajes de mi vida”. dijo Miguel – Chaparro” Espinoza, miembro de la F.A. 79 que estuvo presente.

“A Capwell nadie lo visita desde el año 1970 y hoy Fuerza Azul 79 hizo historia. Sus hijos y nietos viven en California, pero su familia somos nosotros, la Fuerza Azul 79 y los emelecistas de Estados Unidos”.

Emelec en el estadio

En la tumba Capwell recibió cánticos y la celebración del gol que hizo Vinicio Angulo al Independiente José Terán.
Solo una locura llamada fútbol lo puede hacer, porque a veces hasta de nuestros familiares nos olvidamos, pero en el planeta llamado fútbol no pasa eso.

Jerson Ruiz : http://extra.ec/ediciones/2013/05/05/deportes/un-sentimiento/”>diario extra

Escribe tu comentario usando Facebook
Entrada siguiente
George Capwell escribió una carta de despedida en 1946
Entrada anterior
Fluminense 2 X 0 Emelec (8 de Mayo del 2013)
Menú