fbpx

Cuando era pequeño Papá Noel le regaló una metralleta, pero este año le dio 25 goles y el pase al equipo eléctrico. Diciembre del 2007 será inolvidable para el nuevo jugador de Emelec, Jasson Zambrano, porque este año las cosas son totalmente diferentes. Viene de convertir 25 goles con el Técnico Universitario y lo dejó de vuelta a la serie A y apenas terminó el festejo ya estaba entrenando con los azules para la temporada 2008.

Razones suficientes tiene el vinceño de estar feliz, porque en comparación con la Navidad del 2006, no tení­a nada seguro en su carrera deportiva, pero ahora se siente cómodo en el trabajo que realiza en el equipo que dirige Juan Urquiza.

EXTRA aprovechó el dí­a de descanso que le dieron esta semana, para dialogar sobre su carrera. Eso sí­ vestido con su traje de Papá Noel recordó cómo fue la Navidad de años anteriores su fin de año.

Uno de los recuerdos que más tiene es cuando su padre le regalo una metralleta, pero fue después de haberse portado bien todo el año, tener buenas notas en la escuela y le escribió a Papá Noel y este le trajo el obsequió, pero después se enteró que el famoso personaje era su padre. ¿Este año Papá Noel se acordó que existí­a el niño Jasson Zambrano?
Gracias a Dios el año ha sido redondo para mi, estoy contento por eso. Ha sido un gran año y a disfrutar esta Navidad con la familia y mi esposa.

¿Acaso este fue el mejor año de su carrera deportiva?
Sí­, porque me fue muy bien en Técnico Universitario, hizo 25 goles y ahora trabajo en EMELEC para el 2008.

¿En Técnico fue completo goleador y el equipo en la serie A?
Uno se traza metas cuando comienza el año y gracias a Dios las cumplí­. Logré las dos cosas que habí­a pensado.

¿En qué momento ya estaba en Emelec?
Habí­a opciones de varios equipos hasta el regreso a Barcelona, pero lo que se concretó fue lo de Emelec, antes de haber terminado el año con Técnico. Gracias a Dios se dio todo.

¿Saber que habí­a trabajado para el próximo año sirvió para cerrar bien el 2007?
Eso me daba mayor confianza y responsabilidad.

¿El 2007 ha sido buení­simo?
En todos los aspectos. El 2006 fue durí­simo, por eso lo quemé con toda el alma.

¿Estás viviendo las diferencias de la Navidad del 2006 a la del 2007?
Ha sido un cambio extremo, ahora jugué todos los partidos y quedé goleador, ahora tengo trabajo en Emelec, no puedo pedir más. Pero lo que quiero olvidar fue lo que pasó en el 2006.

¿De qué Navidad te acuerdas?
Cuando era pequeño mis padres se separaron y pasaba más con mi abuelita y no celebrábamos Navidad, no sabí­amos lo que era una cena, porque cada quien se iba a dormir; pero con el tiempo las cosas cambiaron, me vine a Guayaquil y cada Navidad me iba a Vinces.

¿Una Navidad especial?
Aunque mi padre hizo todo por darme lo mejor, creo que esta Navidad va a ser la mejor de mi vida, pues saldré de los entrenamientos para venir a festejar.

¿Le escribí­as a Papá Noel?
Sí­. Me encantaba hacerlo y por eso me dio regalos.

¿Hasta cuándo te convencieron con el cuento de Papá Noel?
Una vez le pregunté a mi padre quién era el personaje y él me dijo la verdad. Me sonreí­.

¿Si lo tuvieras frente a frente a Papá Noel, qué le dirí­as?
Dudo que eso se dé, solo se debe disfrutar de la fiesta. Yo estaré pensando más en lo que puedo hacer con Emelec.

¿Su vuelta a Guayaquil es una revancha con goles después de lo que pasó con Barcelona?
No… es una revancha conmigo mismo, para demostrarle a la gente que tengo condiciones y que todo es cuestión de tener oportunidad. Ya lo demostré este año con los goles en la serie B.

¿Quién es Jasson?
Nació en Vinces un 16 de septiembre de 1982. Desde los siete años comenzó a jugar, pero como arquero. Se daba el lujo de hacer las locuras de Higuita, una vez llegó a tener dos uniformes: el de arquero y jugador de cancha.

Jugaba en la escuela de fútbol Ricardo Calero con el profesor Friyo Ubilla, quien le daba la oportunidad de actuar en varios torneos. “El entrenador era como mi padre conmigo, lo único que faltó fue dormir en su casa, me enseñó y apoyó mucho en mi carrera.

Recuerdo que como golero pase unos tres años”, expresó Zambrano, quien después pasó a Barcelona a los 13 años como volante 10, pero luego comenzó a jugar de delantero.

“Soy profesional, me debo a Emelec, mi familia come por este equipo y quiero hacer todo lo que esté a mi alcance por el plantel”, dijo Zambrano, quien pese a ser el goleador del Técnico Universitario y dejarlo en la serie B, los dirigentes de tantos festejos se olvidaron de pagarle sus emolumentos y ahora ni el teléfono quieren contestar, seguro que siguen celebrando.

“No sé qué pasa, pero no nos han pagado, me deben mucho dinero y espero que me cumplan, para que esto no pase a mayores”, acotó Zambrano, quien estuvo en equipos como: Santa Rita, Barcelona, Manta, Fuerza Amarilla, Espoli, Técnico Universitario y ahora Emelec.

Jerson Ruiz, Diario Extra – Guayaquil

Escribe tu comentario usando Facebook