fbpx

A inicios del nuevo milenio EMELEC se perfilaba como el equipo con mejor futuro del balompié ecuatoriano, merced al surgimiento de un grupo de jóvenes promesas, al que se denominó “Los Extraterrestres” y alcanzó el bicampeonato en los años 2001 y 2002.

Luego de ser un permanente animador de la Copa Libertadores, el “Bombillo” cayó en un pronunciado bache que, a criterio de uno de sus jugadores más representativos, José Aguirre, tiene varios motivos.

“El problema de EMELEC no es de ahora. Viene desde el 2005, cuando se comenzaron a sentir los efectos del desmantelamiento que sufrimos luego de alcanzar el bicampeonato. Es verdad que todo equipo necesita renovarse, pero acá se lo hizo de una forma muy brusca. Tení­amos plantel para alcanzar más tí­tulos y se comenzó a vender todo, sin tener el recambio adecuado”, sentenció Aguirre.

El “Flaco”, quien a inicios de temporada fue tentado por Barcelona, reconoció que “hay problemas internos en el club”, pero aclaró que los jugadores tratan de mantenerse al margen.

“A los nuevos compañeros se les da la confianza para que puedan trabajar con tranquilidad, pero a la larga todos resultamos afectados por la forma como se quieren hacer las cosas”, añadió.

Castigos diferentes
Aunque prefiere no tocar a fondo el tema, Aguirre considera que otra de las causas de la crisis azul es la forma cómo se maneja la disciplina en el equipo.

“Eso les corresponde a los dirigentes. Ellos sabrán por qué se castiga de diferente forma los actos de indisciplina. Nosotros solo nos dedicamos a jugar, aunque hay cosas que pueden llegar a molestar a más de uno”, acotó.

A inicios de temporada, el argentino Cristian Grabinski fue separado del equipo por llamar “mentiroso” al entonces entrenador Juan Urquiza y la semana anterior el defensa Francisco Gómez Portocarrero corrió la misma suerte luego de insultar al uruguayo Miguel Falero, asistente del técnico Aní­bal Ruiz.

Sin embargo, al mediocampista Armando Paredes se lo envió a entrenar un mes en el equipo sub-20, aunque públicamente amenazó de muerte a Urquiza. El jugador no cumplió la sanción al pie de la letra y estuvo alejado del primer plantel durante más de dos meses.

Aguirre admitió que los jugadores no han cumplido un buen papel en la primera etapa del campeonato nacional y lamentó la serie de lesiones que han sufrido varios de sus compañeros.

“No tenemos un gran plantel y como para empeorar el asunto se lesionaron Carlos (Quiñónez), Jasson (Zambrano) y Jorge (Ladines). El equipo lo armó la dirigencia y los refuerzos extranjeros el profesor (Urquiza). Sabemos que en la segunda etapa el asunto será más complicado, pero haremos todo lo posible para tener tranquila a la afición emelecista”, sostuvo.

El asunto no será fácil porque en 21 primeras jornadas los “eléctricos” solo han ganado siete partidos, debido al bajo nivel mostrado por la mayorí­a de sus jugadores. (MGD)

FUENTE : DIARIO EXPRESO

Escribe tu comentario usando Facebook