fbpx

El técnico portugués José Mourinho dijo el año pasado, después de ganar la Champions League con el Inter de Italia, que los sistemas tácticos en el fútbol son como los problemas matemáticos. ¿Qué tan cierto es eso?

Tienen la misma complejidad, no es tan literal como dijo Mourinho. La matemática es una ciencia exacta y el fútbol no lo es. Es un deporte más versátil en el que se pueden cambiar las piezas, los sistemas de juego y las estrategias sobre la marca. Nada es rígido en el fútbol, la táctica nunca es una camisa de fuerza.

emelexista emelec Juan Ramón Carrasco


¿Es complicado que un equipo de fútbol se adapte a dos sistemas y que pueda alternarlos, incluso durante un mismo partido?

No lo es siempre y cuando esté practicado y asimilado por los jugadores. Hay varios factores que inciden en que la adaptación demore más o demore menos. Las cualidades de los futbolistas son determinantes, por ejemplo. Pero el fútbol y los sistemas tácticos son como cualquier actividad en la vida. Si se ha ensayado y se ha interiorizado lo que el técnico quiere no será difícil ejecutar eso en el campo de juego.

¿Quiere decir que la táctica se tiene que adaptar necesariamente a las cualidades de los jugadores de un equipo?

Exacto. Uno como técnico no puede agarrar un equipo a mitad de campeonato y pretender imponer un sistema táctico porque es probable que los jugadores no estén preparados.

¿Pero no es eso lo que usted pretende hacer en Emelec?

(Piensa por unos segundos antes de contestar) Es que estos jugadores sátienen las condiciones para adaptarse a nuestra idea táctica. Lo que ocurre es que como todo proceso de aprendizaje lleva tiempo asimilarlo. Eso es normal. Nosotros lo estamos logrando con cada entrenamiento. Los muchachos están comprometidos y como dije hace un momento (el viernes en una rueda de prensa en el complejo Los Samanes) no pretendemos borrar con el codo lo que se escribió con la mano.

En la séptima fecha, en el partido contra Espoli, usted se inclinó por el sistema 3-3-1-3, pero no le funcionó y tuvo que volver a su tradicional 4-3-3 y EMELEC terminó goleando…

Es por eso que me atrevo a segurar que los jugadores han asimilado ya nuestra idea táctica. Están familiarizados, convencidos y cómodos con el sistema. Siempre repito que a máme trajeron por mi trayectoria y por mi forma de plantear los equipos a los que dirijo. Yo soy un técnico que le exige a sus dirigidos velocidad, verticalidad y mucha técnica para llegar al arco contrario. Eso se consigue con muchas horas de entrenamiento.

Usted asegura que los sistemas tácticos no son rígidos. ¿Es difícil para un estratega vulnerar sus convicciones en este sentido?

Es que no se trata de encerrarse en una idea y pensar que es la única existente. Es como en otros ámbitos de la vida, hay que estar abiertos a otras alternativas siempre y cuando beneficien al club y a la plantilla.

Pero los sistemas de juego y las estrategias son los patrimonios de los entrenadores.

Los son, pero uno no es siempre el dueño de la verdad. Los equipos son el reflejo de la inteligencia de sus técnicos. Pero lograr que nuestras ideas se reflejen fielmente en la cancha es un proceso que lleva tiempo.

En 1871 se jugó el primer campeonato de fútbol en Inglaterra. En esa época aún no se habían desarrollado los sistemas tácticos que tiene el fútbol actual. Todos los jugadores marcaban y atacaban. ¿Qué cree usted que provocó la incorporación de tácticas, sistemas de juego y estrategias?

La competencia como tal sin lugar a dudas. Los equipos, como en la actualidad, buscaban alternativas para ganar los partidos y se dieron cuenta que una de ellas era redistribuyendo las ubicaciones de los jugadores en la cancha. Además se le asignaron tareas específicas a cada futbolista. Fue así como aparecieron los defensas, los mediocampistas y los delanteros.

La evolución en el fútbol ha sido constante en el ámbito táctico. ¿Cuál es la tendencia en ese sentido actualmente?

La tendencia es practicar un juego dinámico, vertical y ágil. Hay quienes dicen que el Barcelona de España es un referente en ese sentido y lo es. No es coincidencia que haya ganado todos los títulos internacionales que ha disputado. Pero para alcanzar ese nivel de juego no solo hay que tener buenas individualidades, sino también un juego en conjunto muy bien consolidado. Xavi, Messi, Iniesta y compañía juegan juntos desde que eran unos ‘pibes’ (niños).

¿Quiere decir que la tendencia es jugar de memoria?

La tendencia es que los jugadores sistematicen movimientos específicos dentro del campo de juego. Que sepan cómo y por dónde tiene que correr en una determinada situación. Solo así se alcanza un fútbol dinámico y se puede hacer daño al rival. Eso se logra con muchísimas jornadas de trabajo.

¿Y qué le falta a EMELEC para lograr aquello?

Lo estamos alcanzando poco a poco. Hay conceptos que ya han sido asimilados por los jugadores, pero una cosa es el entrenamiento y otra ejecutar eso en los partidos. Eso es lo complicado porque los rivales también juegan y tienen sus estrategias. Vamos a seguir mejorando y llegaremos bien a la final del Campeonato.

Luis Cheme. El Comercio Guayaquil

Escribe tu comentario usando Facebook