fbpx

( Por: Diplomático Azul )

Todos los que formamos parte de este gran equipo nos encontramos viviendo momentos de tensión ocasionados por los malos resultados que nuestro club viene arrastrando. Desde aquí­ se han hecho crí­ticas que, a muchos, nos parece que no son tomadas en cuenta por los dirigentes.

Para ganar las elecciones, la Corporación Capwell ofreció un cambio radical en el equipo y acciones que llevarí­an al mismo a los primeros lugares, donde un club de la jerarquí­a del nuestro debe estar.

La realidad es que desde el inicio, la nueva dirigencia ha tropezado repetidamente en sus intentos de cristalizar sus ofertas de campaña. No se trajo un buen técnico desde el comienzo; los refuerzos extranjeros que, según la dirigencia, iban a conseguir que olvidemos a jugadores que rindieron bien en el equipo, no logran consolidar un buen nivel de juego; no escuchamos nada del famoso plan de socios; y, nos encontramos de mitad de tabla para abajo.

Socios de emelec

Más aún, el equipo muestra un juego mediocre, de regular hacia abajo, con muchas fallas en la defensa, con pocas ideas en la ofensiva y con una delantera incapaz de concretar las pocas oportunidades de gol que se presentan. Y nos piden paciencia.

Cabe recordar sin embargo, que toda paciencia tiene su lí­mite. Concuerdo con otros editorialistas que ya fue suficiente tiempo para cosechar algo, por lo menos, de lo que se habí­a anunciado. La realidad dice otra cosa. La plantilla que tenemos es muy limitada, el equipo no dará mucho más de lo que hemos visto, por lo menos en esta etapa.

Seguramente podrán aparecer chispazos, tardes o noches de inspiración de uno u otro jugador, pero la constante es que no hay regularidad. Nos hemos convertido en un equipo demasiado predecible; ya todos los rivales saben como jugarnos. Por ejemplo, en el último partido, el Cuenca se atrincheró, sabiendo que tenemos un ataque débil, razón suficiente para sacar un empate que para ellos es de oro.

Emelec vs Barcelona

Debemos estar concientes que la túnica no cambiará mucho en lo que resta de esta etapa. El Maño deberá dibujar un nuevo esquema con lo que tiene. A él no lo podemos culpar de los malos resultados, salvo que comenta algún error de fondo en el planteamiento o en los cambios. Recordemos que el no trajo a ninguno de los jugadores de la plantilla actual.

Respecto de los extranjeros, deberán aprovechar lo que falta de esta primera etapa para consolidar un buen nivel de juego. Caso contrario, la dirigencia deberá tomar la decisión de remplazarlos, por el bien de la institución, pues hasta ahora, tanto jugadores extranjeros cuanto dirigentes, no han estado a la altura de lo que EMELEC realmente necesitaba.

Finalmente, la hinchada. Fiel, majestuosa e irrestricta, siempre apoyando. Espero que los dirigentes estén concientes de los esfuerzos que cada hincha debe hacer para acompañar al equipo cuando juega. Recuerden que parte del financiamiento del equipo proviene de los 15,000 hinchas que van al Capwell cada domingo. Exigimos respeto para nosotros. Ya basta de jugar con las ilusiones de la hinchada. La realidad es dura y todos estamos consientes, la paciencia tiene un lí­mite. Queremos cambios profundos, no remiendos.

Escribe tu comentario usando Facebook