La hinchada no se lo merece

0
926

Por: Diplomático Azul

Tanto hemos hablado los hinchas, tanto hemos criticado, tanto hemos sugerido, tanto hemos reclamado y al parecer las palabras se han ido con el viento, sin un mí­nimo de atención, consideración o respeto por parte de la dirigencia.

El nefasto resultado de hoy no sólo nos pone fuera de la liguilla, clasificar a la cual, en esta primera etapa, ya de por sí­, era muy difí­cil, sino que consolida la tendencia a una pérdida repetida de puntos en casa, lo único a lo que apostábamos ante la imposibilidad de cosechar suficientes puntos fuera de Guayaquil.

No se ya si pase por el técnico o por los jugadores. Dentro de lo que tenemos disponible se han realizado variantes, ninguna de las cuales han surtido una mejora considerable que nos permita soñar con algo más. Lo que es claro sin embargo, es que el cambio debe ser estructural, a nivel de polí­ticas de la directiva. La falta de ambición, la falta de seriedad y la falta de visión deben ser erradicadas de la dirigencia que llegó prometiendo de todo y que no ha logrado cumplir nada.

La hinchada no ha podido demostrar mayor fidelidad. Asistir al estadio cuesta dinero, sacrificio para todos los hinchas que van al Capwell. No somos una hinchada «resultadista», que va al estadio solamente cuando el equipo ha ganado. En las buenas y en las malas siempre hemos estado ahí­. Pero nos queda el amargo sabor en la boca de que la dirigencia no toma esto en cuenta y que da por sentado que siempre estaremos ahí­. Esto es especular con el amor que saben que sentimos por nuestro Club.

Me pregunto, compartiendo con algo que leí­ en el foro, cómo es posible que otros equipos como Espoli y Macará, que no tienen una hinchada como la nuestra y que tienen una plantilla aún más reducidas y menor presupuesto, han logrado corregir sus errores, acumulando una gran cantidad de puntos, mejorando su juego y consolidando su identidad. Me resulta imperdonable que la dirigencia sea incapaz de darle el mismo giro a nuestro equipo.

La incertidumbre que rodea el fin de esta etapa y el inicio de la próxima nos lleva a pensar qué tipo de acciones tomará la dirigencia respecto del funcionamiento general del equipo. Esperemos que esta vez, aunque tarde, por fin acierten con las nuevas contrataciones, con una visión a mediano y largo plazo y no con contrataciones que sirvan como parches para los vací­os que su gestión ha dejado. Exigimos que no se cometan nuevamente los mismos errores.

Facebook Comments