fbpx

Nuevamente se nos va la oportunidad de avanzar a la siguiente ronda de la Copa Libertadores y las razones están a la vista. No puedo atacar al técnico porque quiera imponer al equipo un fútbol vistoso.

Tampoco puedo atacar a la mayoría de jugadores, quienes han demostrado su esfuerzo, llegando inclusive a jugar en posiciones en las que no han estado acostumbrados. Mucho menos puedo decir algo de la dirigencia que ha invertido recursos en consolidar un buen equipo durante 2 años.

Me queda sin embargo el sinsabor de no estar completamente convencido con el funcionamiento del equipo. Hemos ganado muchos partidos y estamos en la punta del campeonato, pero me parece que mucho de ello tiene que ver con la calidad de los equipos a los que enfrentamos. Aún no jugamos con Liga, a Barcelona, en uno de sus peores momentos, no le pudimos ganar y perdimos con el Nacional. Hemos goleado a equipos que no ofrecen una resistencia como la de aquellos a los que nombré anteriormente. Obviamente ellos no son ni Inter ni Jaguares y por eso justamente es que esas goleadas no terminan de convencerme. El problema es que en el equipo no hay gol, no porque los delanteros no los hagan, aunque eso mucho tiene que ver, sino porque nuestro equipo no genera una buena cantidad de oportunidades claras.

Los goles en su mayoría han venido por rebotes, errores no forzados del rival y jugadas de balón parado. EMELEC es ofensivo, si, pero no es profundo y mucho menos contundente. Vemos a Mena, Iza, Caicedo y compañía jugar para adelante, ganar la raya, pero lanzar mal los centros, errar los pases. Vemos a Quiroz y Méndez tratar de crear, pero en el proceso les quitan el balón o lo que es peor, se la regalan al rival. La defensa ha debido ser improvisada y en la mayoría de ocasiones han respondido, pero muchas veces nuestros arqueros nos han salvado y los delanteros contrarios no han sabido definir. El primer gol del Inter hoy no hubiese sido tan fácil con un Morante recuperado en el centro de la defensa por ejemplo.

Tenemos un mediocampo de gran nivel, pero que no tiene una brújula para hilvanar situaciones claras y constantes de gol. Los delanteros no son abastecidos. Veo a Menéndez luchar fuera del área y el no está para eso. Veo a un Strahman frustrado porque no le llega el balón y al querer buscarlo fuera del área se diluye. Generar acciones hasta tres cuartos de cancha sin saber qué hacer luego no es ser ofensivo; es carecer de ideas y de variantes. Ya van varios partidos y esto no se corrige. De nada sirve tener a Méndez, Quiroz, Giménez y compañía si no se estructura un sistema que explote al máximo su potencial y que permita tomar ventaja de las habilidades de los delanteros, sea por arriba o por abajo. Se habrán dado cuenta de que todo se carga a las bandas y que cuando estas están bien controladas por el centro somos inofensivos.

Se viene la mitad del año y será necesario hacer cambios. Torres debe irse, pues además de no haber jugado los últimos partidos, no ha rendido como se esperaba, a menos que el técnico rediseñe su sistema y logre hacerlo rendir como en su anterior equipo. Strahman no ha sido la carta de gol necesaria, pero a él lo trajo el técnico y el técnico es quien lo ha banqueado; probablemente sea el sacrificado a mitad de año si no lo abastecen para que demuestre su capacidad. Lo que está claro es que a EMELEC le va a ir bien en el campeonato, pero el equipo no está listo todavía para torneos internacionales, al menos hasta que haga que la pelota entre.

xavierjose

Por: Diplomático Azul

Escribe tu comentario usando Facebook