Las barras, ¿expresión de violencia?

0
729

Compartimos con ustedes un editorial de Diario Expreso, le recomendamos comprar este excelente diario tan imparcial.

Los jefes de estos grupos se excusan siempre de actos vandálicos culpando a infiltrados. Decir – barras bravas» en la década de los 80 era un término casi desconocido para algunos fanáticos del fútbol en el Ecuador.

Ahora, es sinónimo de violencia, intimidación, agresiones verbales y otros actos que empañan el espectáculo de un partido en los estadios del país.

Estas – organizaciones» que tienen como objetivo, según sus principales dirigentes, alentar al equipo con el cual simpatizan, desde su creación (mediados de los 90) han ganado terreno entre jóvenes y adultos.

Los últimos incidentes protagonizados por algunos hinchas identificados con el Barcelona, el domingo pasado, en la tribuna de la calle San Martín del estadio Capwell, donde realizaron actos de vandalismo nunca antes vistos en el país, llama profundamente a la reflexión de cuál es el verdadero objetivo de estas – barras». ¿Serán fuerzas de choque?, ¿utilizarán como pretexto alentar a un equipo para cometer actos delincuenciales? o ¿será una nueva modalidad de formar pandillas?

Lo cierto es que el público añora el sonido de la campana de Julio Espinoza, hincha de Barcelona, en el estadio Modelo, los golpes de tambor del desaparecido Eduardo – El Che» Pérez, de Emelec; las silbatinas de la – Culta Barra» del Deportivo Quito o las sincronizadas coreografías y cánticos de – Los Cocodrilos» de Liga de Quito.

Estos grupos o personas se caracterizaron por alentar a sus respectivos equipos de forma pacífica, sin llegar a la agresión, como recuerda Julio Espinoza, – El hombre de la campana».

Don Julio dice que solía asistir al estadio Modelo para alentar a Barcelona en los clásicos y se ubicaba en la tribuna, – donde también se sentaban emelecistas. – Hacía sonar mi campana, no había problemas, conversaba con los hinchas azules y llegaba a mi casa tranquilo».

«Nunca en mis 55 años de ir a los estadios había visto un problema como el que se armó en el Capwell. Espinoza recuerda que tenía una buena amistad con – El Che» Pérez, a pesar de la rivalidad deportiva.

Giuseppe Cavanna considera que su barra, la Boca del Pozo, ha sido referente para otras que surgieron después. Cuenta que el grupo nació por su iniciativa el 25 de julio de 1980 con unas 30 personas en la zona baja de los cerros de El Carmen y Santa Ana, y Las Peñas.

Admite que es difícil impedir que se infiltren vándalos, salvo exista mayor colaboración de la Policía que está en las puertas de acceso a los estadios.

Cavanna sostiene que conoce a unos 1.500 integrantes de su barra, aunque en partidos importantes la barra puede crecer hasta 5.000 personas.

El líder de la Boca del Pozo comenta que nunca han recibido dinero de los dirigentes. – El respaldo de ellos consiste en entregarnos una cantidad de entradas que los líderes vendemos a nuestros miembros, pero a mitad de precio», explica.
Cavanna recuerda que hace unos cinco o seis años sus integrantes tenían credenciales, pero la idea se fue diluyendo poco a poco porque – no todos los miembros podían ir seguido al estadio. A otros miembros no les gustaba la idea.

La Sur Oscura, la barra más conocida de Barcelona, y creada en 1995 es, actualmente tema de controversia, tras los desmanes suscitados en el Capwell.

Mas, sus miembros (500), que se ubican en la general sur del Monumental, señalan continuamente que quienes realizan actos vandálicos son elementos infiltrados. Algo que no ha sido aclarado o descubierto por los miembros de la Policía.

Aunque, Ricardo Calero, líder de la barra, señaló en su momento que – la Oscura tiene que volver a sus inicios rockeros y agresivos… Somos una barra brava y debemos actuar así, sino miren cómo es en Argentina o en Chile». (PAP)

«Empresas apoyan con dinero»

Para David Baquerizo, jefe de Operativos de Seguridad de Asoguayas, la tecnología es uno de los – grandes aliados» de las denominadas barras bravas en el país.

«Mediante Internet o mensajes vía teléfonos celulares los integrantes de las barras se comunican entre sápara programar las actividades que van a realizar en los partidos», manifiesta Baquerizo.

Se presume también que algunas agrupaciones reciben ayuda económica para alentar a sus equipos.

«Hay dueños de empresas privadas que financian a las barras con la compra de entradas, camisetas, banderas, cintas o entre los hinchas reúnen algo de dinero para poder movilizarse hacia las ciudades donde juegue su equipo», señala.

Un ex integrante de la barra – Sur Oscura», quien prefirió no ser identificado, reveló que una compañía de cerveza habría entregado una bandera gigante con los colores del club torero, a cambio de que su logotipo aparezca en el lienzo, mediante un acuerdo firmado.

Opiniones

Ecuador Santacruz
Jurista

«Hay que inhabilitar al club para que juegue sus dos partidos siguientes sin público, eso es lo mejor, de ese modo los dirigentes se preocuparán más para encontrar el control en las barras.

A los dirigentes a veces no les importa lo que sucede. Más beneficioso le salió a Barcelona jugar en Machala, porque tuvo más ingreso de taquilla, que lo que iba a tener en el Monumental. La solución no creo que era sacarlo de Guayaquil.

La dirigencia es responsable de estos actos porque se acostumbra a entregar entradas gratuitas a los hinchas, y al hacerlo esas barras no tienen control de sus actos. Hay que educar al aficionado».

Gaytán Villavicencio
Sociólogo

«Lo primero que debemos hacer es distinguir entre las barras deportivas y las barras bravas. Son dos cosas muy distintas. Se debe cuestionar y atacar a las barras bravas. Quienes las integran asumen comportamientos delictivos, que están en contra de la sociedad.

Ese tipo de gente viola todo tipo de normas establecidas como, por ejemplo, llevar armas al estadio, entre ellas explosivos tipo ‘tumbacasas’ o bates de béisbol.

El problema es que la mayoría de ellos son jóvenes, quienes frente al anonimato que les produce la muchedumbre, pierden la compostura ética. Se debe acreditar a los miembros de cada barra».

Facebook Comments