fbpx

La gente seria, que piensa con la cabeza y no con la epidermis, entiende que lo de Lasso y Emelec no fue más que un distractor.

Y lo digo porque, además, Lasso parece, al igual que Correa meterse también en el fútbol.

Hace pocos meses, con bombos y platillos, el Banco de Guayaquil, del que es propiedad de Lasso (No nominalmente) inauguró por todo lo alto el auspicio al estadio de Independiente de Sangolquí. Todo bien, inversión “Privada” de un banco con recursos de los clientes.

Paralelamente, desde hace meses, hay una disputa dirigencial entre Emelec e Independiente de Sangolquí. Que fue zanjada con una queja de la directiva eléctrica. Extraño caso el de Lasso y su “Cobranza” a Emelec.

¿Por qué?

Los tiempos. Le vino bien. Lasso había dado varias entrevistas a varios periodistas y no dijo nada sobre el tema. ¿No lo ameritaba? Escogió el momento para hacerlo. Se le venía un anuncio de paro y necesitaba un distractor. Lo logró. Pero fue solo eso.

Los auspicios de entidades públicas o de Gobiernos hacia equipos de fútbol NO son nada nuevos. El Monumental de Barcelona se construyó con Fondos Públicos. CNT auspicia (entrega dinero público) a varios equipos de la Liga Pro, pero al respecto, Lasso no dijo nada.

¿Qué logró Lasso con “La denuncia” contra Correa y la directiva de Emelec de algo que se conocía por que fue público el auspicio? :

1. Memes
2. Chacota entre hinchas
3. Cobro inmediato de la deuda
4. Bostezos
5. Usted escriba su respuesta.

Por : Daniel Solórzano

Escribe tu comentario usando Facebook