fbpx

El “incasable” estratega de Emelec, Mariano Soso, no ha podido ejecutar su proyecto de manera óptima por las modificaciones que ha tenido que hacer a la alineación. Especialmente, en el mediocampo, sector en el que juegan Osbaldo Lastra, Pedro Quiñónez y Nelson Soliz, todos lesionados. Por tanto, el Bombillo no define aún su sistema de juego.

El intermitente rendimiento de EMELEC en una temporada en la que apuntaban a lo más alto, dentro y fuera del país, ha tenido que ver, en parte, con las constantes ausencias de jugadores que sufrieron lesiones. Y en mucho casos, de manera reiterada.

“La intención es que los futbolistas tengan adaptación a distintos esquemas”, aseguró Soso, en una situación en la que ha tenido que ubicar a varios jugadores en posiciones que muy poco han frecuentado. Como es el caso de Robert Burbano, cuando le ha tocado actuar como volante interior, junto a Dixon Arroyo, quien, al parecer, es el único inmune al maleficio de las lesiones en la zona media.

A esos tres jugadores lesionados se le suman Óscar Bagüí, Marcos Mondaini y Marlon de Jesús, deportistas con virtudes y experiencia para el rol titular.

Si bien el estratega argentino se inclina mucho por las promesas de las divisiones formativas del club, no ha tenido una base fija de jugadores con basta trayectoria en el Ballet.

Tanto así, que de la última oncena que paró EMELEC en la victoria 1-0 ante Deportivo Cuenca, el domingo pasado, solo figuraban Jorge Guagua y Esteban Dreer como únicos referentes millonarios.

De los seis ausentes, sin duda, uno de los que más extraña el plantel es a Osbaldo Lastra, jugador que fue inamovible en 2017, año en el que mostró su mejor rendimiento.

“Tengo de nuevo esa molestia en el empeine y debo parar dos semanas. Me hicieron una revisión y en la imagen se ve que está muy inflamado. Me resentí otra vez en esa zona, que empezó por un pisotón que recibí hace tiempo”, reveló Lastra a EXTRA, la semana anterior.

El mediocampista esmeraldeño es uno de los reincidentes en cuanto a las lesiones, junto a Soliz y Modaini, quienes tampoco han podido tener una temporada favorable.

“Mi regreso depende de cómo vaya evolucionando todo, pero según creo, en un mes regresaría a las canchas”, detalló Mondaini, atacante que viajó hasta Argentina, el pasado 21 de junio, para realizarse una artroscopia.

El Diablo aquejaba dolores en su tobillo desde diciembre anterior, temporada en la que quedó fuera de ambas finales de campeonato disputadas ante Delfín.

Ahora, mientras atraviesa su proceso de recuperación, está consciente de que la hinchada debe ser “paciente” por el “recambio” que atraviesa el plantel. “Confiamos en el trabajo del entrenador y estamos seguros de que vamos a pelear la etapa como siempre lo hemos hecho”, agregó el atacante azul.

Un nuevo aire

Ante la necesidad, Mariano Soso pudo sumar al equipo tres nuevos refuerzos: Leandro Vega, Nicolás Queiroz y Joel López Pissano. Ninguno mayor a 22 años.

De los tres, el único que ha sido indiscutible desde su llegada es el defensor argentino Vega. Junto a él aparece López Pissano, que si bien ha sido titular, no ha completado los 90 minutos en algunos cotejos. Queiroz, por su parte, ha quedado relegado a la suplencia por el momento, a pesar de la ausencia de dos jugadores de su posición, Lastra y Quiñónez.

Escribe tu comentario usando Facebook

Emelec emelexista pagina oficial