fbpx

Buenos Aires (CRE/DPA).-

Con una anotación del ex jugador del Club Sport EMELEC de Ecuador, Lucas Viatri, Boca Juniors se impuso hoy, domingo, uno a cero a su tradicional rival, River Plate, en el Súper Clásico del fútbol argentino, que se efectuó en el estadio Monumental.

Boca se dio el gusto grande de “ganar a lo Boca”, con un hombre menos durante casi todo un tiempo y gracias a un gol de cabeza del juvenil Viatri, que en la temporada del 2007 vistió la camiseta del popular equipo de la ciudad de Guayaquil.

Equipo eléctrico

El equipo de Carlos Ischia revivió tras un par de semanas difí­ciles, signadas por las disputadas internas, y mantiene sus aspiraciones de perseguir hasta el final al actual lí­der, San Lorenzo, que le lleva ocho puntos a los “Xeneizes”, cumplidas 10 fechas del certamen.

En tanto, la derrota en el Súper Clásico argentino puso al defensor del tí­tulo, River, definitivamente en terapia intensiva. Confinados a un inusual último lugar de las posiciones, a los “Millonarios” les queda como última posibilidad de salvar la segunda mitad del año la Copa Sudamericana, en la que se encuentran en cuartos de final.

Bombillo

El conjunto de Diego Simeone tuvo sus 10 minutos en el primer tiempo, pero no los aprovechó. Entre el cuarto de hora y los 25 minutos, el diminuto Diego Buenanotte se hizo dueño de la mitad del campo, jugó e hizo jugar.

En ese lapso tuvo cuatro ocasiones de gol, la más clara de ellas a los 18 minutos, cuando el palo izquierdo se interpuso en el camino de un derechazo del colombiano Radamel Falcao que pedí­a gol y que no pudo ser controlado por el juvenil arquero Javier Garcí­a, bastante inseguro en su primer Súper Clásico.

Garcí­a dio rebote ante un remate de Cristian Villagra desde fuera del área, que casi pellizca al gol Falcao, un par de minutos después de que Paulo Ferrari cruzara un remate que se fue cerca del segundo palo visitante.

Barcelona vs Emelec

En el interí­n, Buonanotte hizo que se ganara la tarjeta amarilla Sebastián Battaglia, un león quitando balones en el mediocampo y a la postre la figura del partido.

Cuando el conductor de River se apagó, Boca niveló la tenencia del balón y se acercó en un par de jugadas, más por las dudas defensivas del equipo anfitrión que por propias ideas, con Juan Román Riquelme demasiado instalado sobre la izquierda, la visita ofrecí­a una versión desteñida del equipo que en su momento picó en punta en el actual torneo Apertura.

Tras el intervalo, pareció que dos hechos podrí­an cambiar la historia del partido. Simeone dejó en el vestuario al ausente paraguayo Santiago Salcedo y puso a otro juvenil creador de juego, Mauro Dí­az, con la intención de dotarlo a Buonanotte de un socio.

Segundo tiempo

A los 52 minutos, el experimentado lateral Hugo Ibarra inexplicablemente dejó a su equipo con 10 por protestar airadamente un fallo de poca importancia de un juez asistente.

Entonces, River se fue como una fiera que huele la sangre de su presa herida. Pero cometió el error de jugar apresurado.

Y a los 60 minutos, Augusto Fernández cometió una falta innecesaria, Riquelme hizo gala de su buena pegada y su centro en comba fue cambiado por gol, por el joven Viatri, quien emuló a Martí­n Palermo y con un perfecto frentazo metió el balón en el ángulo izquierdo de Juan Ojeda.

Con un hombre más y media hora por delante, Simeone apostó a otro delantero, Andrés Rí­os, quien apenas ingresado se perdió el gol a la salida de un tiro libre.

River fue presa de la desesperación y un Boca con oficio se sintió como pez en el agua; Riquelme, inteligente, comenzó a manejar los tiempos y estuvo a punto de sentenciar la historia con un disparo que se fue apenas afuera, a los 70 minutos y luego casi festeja un gol desde el banderí­n del córner.

La estruendosa silbatina del final de sus propios hinchas, reflejó el pobrí­simo momento futbolí­stico y aní­mico de River – que extraña demasiado a su ex í­cono Ariel Ortega -, mientras Boca se fue cantando y celebrando una victoria que necesitaba como el agua, y que se disfruta más por la forma en que fue obtenida, “a lo Boca”, con un hombre menos, con un gol de cabeza, y con mucha garra.

Escribe tu valioso comentario y comparte
Nos puedes enviar tu aporte al formulario de contacto

http://www.youtube.com/watch?v=sX_9SvxW1Z8

Escribe tu comentario usando Facebook