Rate this post

Querido por muchos y odiado por casi nadie, Daniel “Hachita” Ludueña se consolidó como uno de los mejores jugadores extranjeros en pisar México.
Muchos jugadores argentinos han pisado México, pero ninguno como Ludueña con su gran personalidad y ambición de ganar partidos.

Ludueña llegó a México luego de jugar para River Plate en su país de origen, Ludueña hizo la mudanza que dará inicio a su carrera de 13 años en México. Tras lograr dos campeonatos en Argentina, dio el salto a Tecos, donde rápidamente se convirtió en una pieza imprescindible radicada en Guadalajara. Sus actuaciones con Tecos fueron notables y también pudo sumar a su cuenta de goles con éxito tres veces.

Después de disputar cuatro torneos con Tecos, Daniel hizo una jugada que lo benefició y lo hizo querido aún por más fanáticos. Haciendo un cambio a Santos Laguna en 2007, Hachita vio sus mejores años en México al poder lograr tanto el Clausura 2008 como el 2012 de la Liga MX. Hachita volvió a ser una pieza fundamental para el éxito de su equipo. Durante su tiempo en Santos, Hachita apareció un total de 242 veces y pudo encontrar el fondo de la red 72 goles y brindó 62 asistencias.

Después de completar un total de seis años con el club, Daniel dejó Santos como un jugador icónico y legendario para el club. En el Clausura 2013 integró a la selección mexicana Tuzos de Pachuca donde solo pudo llevar alegría a la afición por un total de dos torneos. Durante su tiempo en Pachuca, Daniel pudo anotar un total de dos goles, su cuenta goleadora más baja con cualquiera de los clubes que representó.

Después de un año, Pumas contactó a Hachita en 2014 y lo trajo a Ciudad Universitaria. Ludueña se convirtió rápidamente en un extraordinario balón parado para Pumas, donde siguió desempeñándose bien para los auriazulez. Estuvo cerca de ganar un campeonato con Pumas en el Apertura 2005, donde Pumas perdió en la tanda de penales en casa ante Tigres. Ludueña, luego de 91 partidos, diez goles y 19 asistencias, dejó los Universitarios y regresó a su país natal y jugó apenas un par de meses con el Club Atlético Talleres.

Después de un par de meses en Talleres, Hachita hizo una última escala en México, donde se unió a Tampico Madero en 2017, donde jugó sus últimos 25 partidos y anotó siete veces antes de retirarse oficialmente el 16 de agosto de 2018.

Daniel “El Hachita” Ludueña es uno de esos jugadores insustituibles que han pisado México. Una leyenda que amaba el juego y su deseo de ganar partidos lo convirtió en una persona extraordinaria dentro y fuera del campo.