Luis Guillermo Rivera : Una familia entre los frijoles y la guatita

0
758
mafer rivera
mafer rivera en «faena de azul» por leiberg santos

Un futbolista colombo-ecuatoriano que quiere que gane el mejor. Su esposa e hijos, alientan a cafeteros

David (i), Luis Guillermo, su esposa Claudia y la pequeña Andrea Catalina bromean cuando comentan sobre el equipo ganador esta tarde en el estadio Atanasio Girardot.

No hace apuestas, no se complica. Luis Guillermo Rivera nació en Colombia hace 34 años pero se naturalizó ecuatoriano por el afecto a ambas tierras, las que, dice, tienen gente amable, expresiones culturales, ideología y hasta deliciosas comidas similares.

Al ‘Flaco’, mote con el que se conoce en el ambiente futbolístico al mediocampista de Emelec, no le acopla para nada la parte del estribillo de ‘Dos Amores’, clásica melodía de Manuel Ascanio:
«No debes tener dos amores, es muy complicado besar en dos… banderas»… serás.

Y es que él guarda cariño en su corazón por los dos países. – Los dos me han brindado muchas cosas» asegura Luis, quién se nacionalizó ecuatoriano el pasado marzo del 2008.

La situación es un tanto compleja para quien respira y transpira el fútbol como él. Dos equipos urgidos de los puntos para acomodar sus posibilidades de asistencia a la fiesta más esplendorosa del fútbol: El Mundial de Sudáfrica; con el plus de que ambas naciones le acarrean nostalgias y amor.

Un quiebre, imaginario, de Falcao García, querrá un anticipo de ‘Bam Bam’ Hurtado; mientras si el ‘Demoledor’ Tenorio logra destrozar la contención rival, una oportuna intervención del portero Julio, palpitará a mil las revoluciones de Luis Guillermo y su clan.

«La clave del juego va a estar en el medio campo.

Colombia va a llevar la iniciativa por su localía y tiene obligación de ganar ya que Ecuador es rival directo y puede aprovechar la condición de contragolpear. De todos modos, son equipos de filosofía general, con buen manejo del balón y en el último cuarto de cancha con un cambio de ritmo importante. Allá Va a estar la diferencia» recalcó.

Además, por el juego de esta tarde en el estadio Atanasio Girardot, fluyen reminiscencias imposibles de borrar.

Vistió la tricolor norteña en el proceso eliminatorio para Japón y Corea en el 2002. Luis ‘Chiqui’ García, timonel cafetero de aquella era, confió en sus cualidades demostradas en el Millonarios de su natal Bogotá, para una doble convocatoria.

De allí, su traspaso al fútbol ecuatoriano. Llegó a Loja, en donde tras una buena campaña con la Liga de esa ciudad, se enroló a las filas azules.

El asunto de la nacionalización rondó en su cabeza por el sentimiento afectuoso que le desplegaron primero los lojanos y luego los guayaquileños. También, el deseo de estructurar un mejor porvenir para Claudia, con quien lleva 13 años de matrimonio y sus vástagos David (11 años) y Andrea (8), graciosos infantes que rebosan de ternura el hogar de los Rivera Salazar.

«Yo sabía que no podía llegar a la selección (ecuatoriana). Se dio la oportunidad de seguir acá trabajando, de seguir en Emelec. Este fue uno de los puntos, además del de sentirme bien aquí, fue la estabilidad y el futuro para mi familia».

Un sofá pequeño en medio de la sala agrupará a la familia durante el compromiso. El plan es sencillo, la unidad arropará la emoción de cada avance tricolor o paisa.

David la tiene clara. Fanático de Real Madrid y de su papá, cantará goles cafeteros. Igual, harán Claudia y la pequeña Andreíta. Para Luis, sería un – tremendo» dolor que sus países queden fuera de competencia, pero – así es el fútbol».

Pero para el ‘Flaco’ existe otro dilema. Es cuándo tiene que escoger entre los potajes de su país o locales. Los – frijoles con garra» (menestra con cuero de cerdo) que preparan allá o la guatita con arroz que tanto gusta a Claudia son unos manjares predilectos para el paladar familiar. – Cuando valla para Pereira, ella quiere preparar la guata para su familia. Tendremos que llevar el maní, una ‘vuelta’ habrá que hacer».

Del partido, no habló con nadie de sus compañeros de equipo ni armó apuestas. A los azules que están en Medellín, les desea suerte, pero a medias. Es que quiere que ambos equipos sonrían tras el juego. Pero eso no es posible.

Luis Ruiz Bravo
Redacción Expreso Guayaquil

Facebook Comments