Inicio Futbol Marcelo a pesar de ser la figura mantuvo su palabra

Marcelo a pesar de ser la figura mantuvo su palabra

0
553

No cambio su camiseta
Elizaga tuvo tres atajadas claves y mantuvo su ‘trofeo de guerra para su esposa e hijos’
El golero, atajó un penal y dos mano a mano con Lionel Messi. No intercambió su buzo.

Ayer le atajó un penal a Carlos Tévez, pero su agilidad estaba intacta desde inicio de la semana.

El lunes, durante la práctica de la Selección en Parcayacu, un grupo de periodistas argentinos le lanzó una pregunta picante: ¿Al final del partido te gustaría cambiar tu camiseta con algún jugador de Argentina? ¿Messi talvez?

Elizaga no dudó la respuesta. Con la misma velocidad con la que ayer intuyó el lanzamiento de Tévez en el minuto 26, ese día dejó congelados a los comunicadores argentinos. «Mi camiseta no la cambio. Mi camiseta es mi trofeo de guerra y solo les pertenece a mi esposa y a mis hijos».
Desde hoy, su esposa Verúnica y los pequeños Lautaro e Ignacio tienen el buzo negro con vivos plomos en su poder. Algún día, los infantes podrán presumir que su padre usó ese buzo el día en que defendió la camiseta de Ecuador -la nación que lo acoge desde hace cinco temporadas- en contra de Argentina, el país en el que nació hace 37 años.

Ayer Elizaga fue la figura fundamental de Ecuador en la victoria contra los albicelestes. Su actuación fue decisiva en tres momentos claves: el penal atajado a Tévez, cuando el partido estaba 0-0 y Ecuador era un manojo de nervios. La jugada fue de suma importancia y tuvo un efecto inmediato en los seleccionados. A partir de ese momento la Tri mejoró, confiada en la seguridad del golero.

Sin embargo, antes de esa jugada, Elizaga ya salvó un mano a mano con Lionel Messi en los primeros minutos. En el segundo tiempo, el ‘Polaco’ volvió a decir presente en una jugada comprometedora. A los 60’ le volvió a quitar a ‘Leo’ otra clara chance.

Durante el partido, el golero de EMELEC -quien es ecuatoriano desde febrero de 2007- mostró seguridad, reflejos y voz de mando. Gritó con locura los dos goles de Ecuador y al final del partido se abrazó con su colega Mariano Andújar e inmediatamente salió corriendo al camerino, evitando cruzarse con más rivales o con gente que osara quitarle su preciado trofeo de guerra

Facebook Comments