fbpx
Califica este post

En su segunda temporada en EMELEC se ratificó como figura. Es el mimado de los hinchas azules, un arquero maduro que disfruta de un buen asado, de su familia y que está peleado con la tecnología. ( Revista Estadio ) Fotos César Mera Texto y Producción Vanessa García Martínez Locación: Barco Morgan (agradecimiento especial Fabián Cherruti).

El domingo trece de agosto, recibió la segunda tarjeta roja en más de catorce años de carrera. Estaba indignado. EMELEC terminó sacando un empate (0-0) ante Macará y él se fue directo al camerino lleno de bronca.

Mientras camina en el malecón de Guayaquil de la mano de su esposa Verónica y Lautaro (4) su primer hijo, la gente se le acerca para estrechar su mano y mostrarse solidarios por el tema de la expulsión. – El polaco”, como lo llaman cariñosamente sólo sonríe.

Para él ya es un asunto olvidado.”Creo que fue mi partido número 58 con EMELEC y nunca me habían expulsado así, sólo por acumulación de tarjeta, jamás por una expulsión. Pero bueno, algún día tenía que llegar. Para mi fue injusta creo que las imágenes lo dicen todo, fue una persecución del refería desde el segundo tiempo, en fin son cosas que suceden y creo que otra gente tiene que encargarse de analizar estos asuntos, el jugador debe concentrarse en rendir dentro del campo de juego”, explica.En su natal Argentina se pasó su adolescencia entre el karate y el fútbol, hasta que este finalmente lo atrapó en las filas de Nueva Chicago, después vendrían Lanús y Quilmes.

Un dirigente de su primer club le ofreció trabajo en una distribuidora mayorista de juguetes y libros, donde trabajó casi cuatro años en la bodega codificando y seleccionando los productos que pasarían a la estantería. – Dejé ese trabajo del cual aprendí mucho, cuando el fútbol me dio lo necesario para mis gastos y para darle una mano a mis viejos (Ramón y Elsa).Tiene ese imán para los hinchas que es propio de quienes se entregan en la cancha y logran conectarse con los graderíos. Un par de chicos se emocionan al verlo y casi no pueden creer que lo tienen cerca, Marcelo saludos a todos como si fueran sus conocidos.

Es ese cariño que recibe de la gente uno de los motivos para renovar con Emelec, después de una temporada 2005 donde fue elegido como el mejor arquero del torneo.Cuando disfruta de estos buenos momentos no cree que esperó demasiado tiempo una oportunidad en su país para decidirse a salir. Ahora usted tiene 34 años de edad.No, la verdad que no. Todo tiene su momento y el hecho de salir de tu país, no siempre depende enteramente de uno. Estoy tranquilo respecto a eso porque hice lo que pude para ser feliz haciendo lo que me gusta que es el fútbol.

Si eres un profesional dentro y fuera de la cancha siempre vas a estar en buen nivel.¿Pensó que le iría así de bien en su primera salida al extranjero?Cuando vine a Ecuador lo hice con muchas expectativas, vine a hacer lo que me caracterizó siempre que es entregarme por completo a mi trabajo y gracias a Dios el año pasado las cosas me salieron. A nivel grupal quizás no, el fútbol es un deporte que se juega en equipo y a veces hay estos contrastes que por ahí un jugador sobresale en un equipo no sale campeón.Sin embargo, casi no renovó con Emelec, ¿Qué pasó?Al finalizar el año, el club estaba con problemas dirigenciales, era como un barco sin brújula, todo estaba muy confuso.

Pero finalmente me llamó el doctor Ferdinand Hidalgo que fue el único que valoró lo que yo había hecho el año anterior, por eso estoy de vuelta acá defendiendo los colores del Emelec. Sabía que corría un riesgo pero de eso se tratan de asumir que los clubes pasan por momentos malos pero que todo se soluciona. ¿Tenía otras opciones?En esa época del año se barajan opciones pero lo de volver a Ecuador no sólo pasaba por lo bien que me sentía en el club sino también pensaba en mi familia que ya estaba casi adaptada.

Mi señora, Lautaro que ya se había adaptado a su jardín, Nacho (diez meses de edad) que es ecuatoriano seguramente quería volver a su país. Ir a otro club era volver a empezar, por suerte, ante un comienzo que fue muy tormentoso hoy estoy viviendo una realidad buena, donde las metas que nos propusimos en un comienzo estamos a punto de lograrlas.El tormento lo vivió con su mala relación con técnico Carlos Torres?No voy a puntualizar en eso, que es algo del pasado.

Por ahí tuvimos diferencias que se fueron superando a lo largo de todo el año. Hoy estamos bien, el equipo está unido y eso se refleja en la cancha.¿Siempre fue tan diplomático?Sá(ríe). El tema es que siempre he sido muy respetuoso de las instituciones a la que me debo, a mis compañeros y técnico. No me gusta decir cosas que de repente se presten para la polémica o para que alguien las malinterprete.¿Lo hemos visto desfilar en pasarela debido a causas sociales, a pesar que usted se reconoce como alguien tímido?Si es verdad y me costó un poco.

Pero como personas públicas debemos estar dispuestos a ayudar a fundaciones con causas causas nobles. Por ejemplo admiro el trabajo de SOLCA, es muy bueno lo que hace especialmente por los niños que padecen cáncer.Nos contaron que después de una visita oficial a SOLCA y usted acudió en otras ocasiones. ¿Cuánto lo impactó?Si es que me enganché con unos nenes que conocí… Esos niños son una lección de vida, te impactas desde la primera vez que vas a esos lugares.

Por ahí uno quiere buscar respuestas, te preguntas por qué sufre si son tan chiquitos, es increíble como pueden esbozar una sonrisa o contentarse con la visita de un personaje público. Uno recapacita y se da cuenta que a veces se hace problemas por cosas que no tienen sentido, mientras ellos viven la vida tan simple.¿Qué ha sido lo más difícil de estos catorce años de carrera?Definitivamente el dejar sola a tu familia. Como todos lo padre de familia me preocupo mucho por mi esposa e hijos.

De repente te vas a una concentración y dejas a un hijo enfermo, con fiebre, son cosas normales en este trabajo. Pero no es fácil porque cuando el trabajador normal descansa nosotros estamos concentrados. A diario me cuesta mucho dejar a mi familia, me gusta mucho estar con ellos porque soy muy feliz compartiendo con Verónica, Lautaro y Nacho. El tiempo libre que a veces tenemos trato de disfrutarlo al máximo, pues ellos son los que sufren cuando los dejas solos, son quienes te sostienen en estos vaivenes del fútbol.

¿Cuando llegó no sabía mucho de Ecuador, ahora con mayor adaptación como nos ve?En el tema profesional que es lo que me compete, porque no puedo hablar de político u otros aspectos en los que como extranjeros no puedo opinar ya que pueden interpretarse como una desubicación, creo que el fútbol evolucionó bastante, estas dos clasificaciones al mundial jerarquizaron al fútbol ecuatoriano, ojalá puedan seguir emigrando más jugadores ecuatorianos para que le abran la puerta a las nuevas generaciones.¿En Ecuador jugaría en otro equipo que no sea Emelec?No se hay que ver si el club desea mis servicios el próximo año, en el fútbol pueden pasar muchas cosas.

Realmente no pienso en eso, sólo pienso en rendir partido tras partido en este club que me ha dado todo. Hoy estoy pensando en seguir jugando con estos compañeros que se brindan en el campo, que están dispuestos a jugarselas para lograr la clasificación.Podemos notar que se le han pegado algunos modismos ecuatorianos, ¿que más ha adoptado?Sí, ahora digo cosas muy ecuatorianas como – coge esto”, – ya pues”, – simón” para decir si.

Voy a la Bahía (el centro de comercio más grande de la Costa) como cualquier guayaquileño, allá encuentro cosas lindas y a buen precio. Te encuentras con gente que nos respeta mucho, así como he tratado de respetar mucho a los hinchas con mi profesión, soy un tipo sencillo, callado, pero sociable.Precisamente su mejor amigo ecuatoriano es Augusto Poroso quien hizo historia en Emelec…Es un gran amigo, también Marilyn, su esposa.

Nuestras familias comparten buenos momentos, es bueno encontrar gente como ellos con quienes podemos hablar todo con confianza. Socialmente es complicado integrarse cuando eres extranjero pero ellos nos abrieron la puerta de su casa, estamos muy contentos con haberlos conocido.¿Cómo se ve dentro de diez años?Ya retirado desde hace unos cuantos años del fútbol, me veo con mi familia y si es posible en el campo, aunque mi esposa ni quiere vivir ahí, por ahí emprender un negocio.

Jugaré lo que crea necesario, hasta cuando vea que puedo responder a la institución a la que me debo.El secreto de un buen asadoPor Marcelo ElizagaDe entrada les digo que la carne tiene que ser buena, sino no hay asado que valga. Hay que tener paciencia, prender bien el fuego, a mi me gusta con leña sale más rico, acá no tengo espacio para hacerlo. Por ejemplo compro un pechito (de cerdo), lo ponemos sin aliñar, la carne condimentada como que pierde el sabor.

Así que le ponemos sal gruesa (sal en grano) y al final limón. Después de le puedes preparar un chimichurri para la persona que lo quiera agregar. Esto lo hacemos con perejil, ajo ají, aceite. Lo importante que uno se divierta cocinando y lo haga con cariño porque yo no soy un chef, al contrario me paso de cara dura y cocinar cualquier cosa, pero por ejemplo un filete de salmón al horno me queda exquisito.

Escribe tu comentario usando Facebook