fbpx

Seguro. El arquero mostró solidez y evitó que su valla cayera en varias ocasiones.

Elizaga la figura del juego Brasil Ecuador. El guardameta de la selección ecuatoriana, Marcelo Elizaga, se erigió como la figura del partido contra Brasil, según la opinión de la prensa internacional.
El portero argentino nacionalizado ecuatoriano neutralizó varias jugadas de gol de un scratch desconocido que ni a través de Wagner Love, Robinho ni Julio Baptista pudieron estar a la altura de ser el ataque de los pentacampeones mundiales.

El golero en la segunda mitad del compromiso ahogó por tres veces el grito de gol de Brasil, tras arremetidas de Robinho y Wagner Love al borde del área chica y Julio Baptista de cabeza.

Solo a través de un dudoso penal, transformado por Robinho, los brasileños pudieron vencer la resistencia de Elizaga.

Cuando los brasileños realizaban algún cobro de tiros libre o de esquina, Elizaga ordenaba a la zaga y mantuvo siempre constante diálogo con los defensas Jorge Guagua (quien reemplazó al capitán Iván Hurtado), Giovanni Espinoza y Néicer Reasco.

Declaraciones

El técnico Carlos Torres Garcés, quien dirigió a Elizaga en EMELEC en el 2006 y parte de la primera fase del torneo nacional en este año, señaló que con la actuación del arquero demostró que puede estar en la selección y que será un gran aporte.

“Sabe ordenar a sus compañeros, da seguridad en el arco, es una alternativa en el cambio”, sostuvo el estratega ecuatoriano.

Torres Garcés destacó que ante el bajón de Mora, Elizaga puede suplirlo.

8 octubre 1958, Capwell, Emelec 1 (Alfonso Núñez) Barcelona 0, ese resultado al final del torneo determinó que Barcelona como último en tabla de posiciones pierda categoría, pero nunca llegó a jugar en Segunda por el retiro de Unión Deportiva Valdez para torneo 1959

Fuentes: Historia del Barcelona S.C. (1925-2002); Revista Estadio; Diario El Universo.

LA HISTORIA DEL DESCENSO DE BARCELONA SPORTING CLUB

En 1958 por divergencias entre las dirigencias de a la Asociación de Futbol del Guayas y la Asociación de Futbol No Amateur de Pichincha (AFNA) no se disputó el campeonato nacional, quedando únicamente los campeonatos provinciales organizados por cada asociación.

En aquel 1958, Barcelona Sporting Club, encabezado por su presidente Wilfrido Rumbea Rendón, contando con el Ing. Dáger como Director Técnico y una plantilla de jugadores conformada por Pablo Ansaldo, Miguel Esteves, Vicente Lecaro, Luciano Macías, César Solórzano, Carlos Alume, Ruperto Reeves Patterson, José García, Clímaco Cañarte, Gonzalo Salcedo, Mario Cordero, Ernesto Guerra, entre otros, participó decididamente en pos de ganarle el título de campeón del Guayas al Club Sport Emelec que en ese entonces ostentaba el bicampeonato provincial (1956-1957) y el titulo nacional de 1957.

Transcurría el torneo y a pesar de las nuevas contrataciones que tenía el conjunto canario (ya se habían retirado Sigifredo Agapito Chuchuca y Enrique Pajarito Cantos) su fútbol fue un colosal desastre. Los resultados negativos que cosechaba Barcelona poco a poco lo fueron llevando a las últimas posiciones, hasta llegar al precipicio del descenso.

El 08 de Octubre de 1958, se disputó en el Estadio Capwell, un partido de vida o muerte para las aspiraciones toreras de permanecer en la serie A: El Clásico del Astillero. En este encuentro, Emelec alineó en el arco a Cipriano Yu Lee; en la defensa a Jaime Ubilla Alberto Cruz Avila y Raúl Arguello; en la media a Jorge Lazo y Rómulo Gómez, dejando en el ataque a José Vicente Balseca, Américo Castroman, Carlos Raffo, Jorge Larraz y A. Nuñez. Por su parte, Barcelona alineó a Pablo Ansaldo; Miguel Esteves, Vicente Lecaro, Luciano Macías, César Solorzano, Carlos Alume, Martinez, Mario Cordero, Gonzalo Salcedo, Jose Vargas y Garcia.

Luego de un intenso cotejo, Emelec logró imponerse a su eterno rival, venciéndolo categóricamente 1×0, con gol de su delantero Nuñez. Barcelona perdía la categoría en la cancha y le tocaba bajar a segunda. La dirigencia torera y la prensa deportiva de ese entonces se resistía en ver a su ídolo en la serie B. A partir de ese momento, empezaron a hacer gestiones para llevar a Barcelona a jugar el campeonato de 1959 a Colombia, país que aceptó incluirlo en su torneo, pero todo quedó en intentos, pues las cuestiones económicas, en especial de transportación, eran insalvables. Pero un hecho milagroso ocurrió a favor de Barcelona.

Al año siguiente, en 1959, el club Unión Deportiva Valdez desaparece, dejando vacante un cupo en la serie A del torneo, el cual fue aprovechado por los canarios para mantenerse en primera categoría. Pero de que el descenso ocurrió, nadie lo puede negar, porque así lo dice la Historia.

Escribe tu comentario usando Facebook