Miguel Falero promete otro «Monumentalazo»

0
721

El ex jugador y ahora asistente técnico vivió la hazaña como jugador y ahora lo hará desde el banquillo

Hace aproximadamente 20 años -29 de mayo de 1988- el ex volante de contención azul Miguel Falero, fue parte del denominado – Monumentalazo«, cuando EMELEC derrotó a Barcelona Sporting Club por la mí­nima diferencia en la inauguración de su estadio con gol de Rubén Beninca.

En aquella época Falero saltó al gramado del – Coloso Salado» como jugador, pero este sábado vivirá desde afuera del campo el «Clásico del Astillero«, desempeñando:  el rol de asistente técnico.

El profesional cree en su equipo y aseguró que está seguro de que EMELEC protagonizará otro – Monumentalazo».

«Nosotros estamos trabajando muy duro para sacar un buen resultado, sabemos que todo partido es difí­cil, pero si encaramos a Barcelona con un buen manejo de pelota y le hacemos entender a este grupo que todos sus miembros deben trabajar en la defensa y tratar de llegar en el ataque,:  pienso que todos los resultados están al alcance de nosotros», dice Falero.

El asistente de campo tiene muy claro en su memoria aquel cuadrangular internacional jugado en el Monumental, y que fuera bautizado con el nombre de «Copa Ciudad de Guayaquil«.

«En esa época tení­amos un equipazo a veces habí­amos jugadores que cubrí­amos varios puestos, por ejemplo Kléber (Fajardo), quien cuando no era lateral jugaba de zaguero; yo, que cuando no lo hací­a:  de zaguero estaba de volante de contención y Verduga lo mismo», rememora el uruguayo.

Inclusive indicó también fue partí­cipe del gol de Beninca (71″), pues este nació de un contragolpe que se inició desde la zaga eléctrica.

«Cuando Rubén (Beninca) hizo el gol lo gritamos como si lo hubiéramos hecho todos. EMELEC estaba formado por un:  grupo fuerte aní­micamente, nosotros tení­amos ya instaurada una mí­stica. Vení­amos de vencer a Peñarol en el primer partido del cuadrangular y enfrentábamos a un Barcelona crecido, pues era el campeón reinante y habí­a derrotado a Barcelona de España «B».

Del Barcelona de los 80″ Falero rescata a sus buenos volantes de armado, y del que enfrentará el sábado, la experiencia de Ever Hugo Almeida.

«El Barcelona de ahora está muy bien dirigido, tiene un plantel de donde se pueden sacar tres equipos; su técnico tiene muchí­sima experiencia, confí­a en los jugadores que trajo de El Nacional, tiene buenos extranjeros», explica Falero.

También recalca la labor de los defensas – canarios»: «Es un conjunto que tiene para echar mano a lo largo de los 90″ de la banca y tiene buenos defensas como Castro, Guagua y – Bam Bam», por eso el partido será reñido, pero eso es lo que lo hace Clásico», afirma.

Por Linsy Coello
♥

Jimmy Montanero trató de evitar el gol de Beninca. El sábado será un espectador

Cada vez que es semana de Clásico del Astillero -como el que está por jugarse el sábado- Jimmy Montanero, ex defensa torero, trae a su memoria aquellas inolvidables jornadas de fútbol cuando era caudillo en la zaga y evitaba a toda costa que el arco de Barcelona cayera ante su eterno rival Emelec.

Asimismo, el ex técnico:  canario, recuerda la noche del 29 de mayo de 1988, cuando en la inauguración del estadio Monumental hizo todo lo posible para que Rubén Beninca -volante uruguayo- no convierta, pero no fue así­ y el balón terminó en el fondo de las mallas.

«No recuerdo muy bien, tantos partidos que jugué ante Emelec, pero creo que Beninca recibió a unos metros de mi posición, lo siguió Hólger (Quiñónez), yo traté de agarrarlo, pero no pudimos», comenta Montanero.

Casi 20 años después de la inauguración del «coloso Salado», Montanero hace memoria del cuadrangular «Copa Ciudad de Guayaquil» -donde fueron invitados Peñarol de Uruguay, Barcelona de España y Emelec-, torneo amistoso por el que se enfrentaron amarillos y azules.

Sobre la derrota en el primer compromiso ante los millonarios en el Monumental, Montanero expresa que ese fue un golpe que después lo pudieron sobrepasar.

«Aquella vez defraudamos a mucha gente, pero asimismo también dimos alegrí­as en los Clásicos, como cuando le ganamos 1-0 a EMELEC en la Copa Libertadores por el paso a las semifinales el 29 de agosto de 1990-«, acota.

Para el :´Mormón` se hace extraño luego no estar en cancha para un partido de esta naturleza, esto a pesar de que han pasado 10 años desde su retiro de la actividad futbolí­stica.

«Los Clásicos eran otro ambiente, siempre he querido volver a estar en uno. Lo que más extraño de los Clásicos es la emotividad de la gente, la actitud de los jugadores, estar en la cancha, los insultos, los aplausos, la algarabí­a, son tantas cosas encerradas en un partido de fútbol como el Clásico del Astillero», dice el ex capitán amarillo.

Montanero asimismo indica la tranquilidad que les daba ganar un partido ante los azules.

«Al final de ganar cualquier partido era normal, pero ganar un Clásico era algo especial, ningún encuentro dejaba otra satisfacción como ganarle a Emelec».

De igual manera, Montane-ro se refiere a la frustración de perder un cotejo ante su eterno rival.

«Cuando perdí­amos un Clásico, pasó bamos metidos en nuestras casas, no querí­amos dar la cara a la hinchada o a la prensa, esos partidos eran muy significativos para nosotros», dice.

Por Mario Rodrí­guez Medina

Redacción Deportes
[email protected] : DIARIO EL TELEGRAFO

Facebook Comments