Hace 19 anios un dia como hoy, el Club Sport EMELEC se dio el lujo de lograr algo que pocos clubes en el mundo pueden hacer, dar la vuelta por primera vez en el estadio inaugurado de su acerrimo rival.

La dirigencia de Barcelona incluso consideraba que EMELEC debia reforzarse para presentarse al cuadrangular amistoso por la inauguracion del estadio de los amarillos, dada la calidad de invitados : el verdadero Barcelona (FC) y el Peniarol (en ese entonces campeon de la libertadores y la intercontinental).

No contaban con que este equipo venceria al campeon mundial y luego al duenio de casa para dar la vuelta en el estadio que hasta el dia de hoy los azules llamamos “nuestro segundo estadio”.

1988

0 Barcelona: Carlos Luis Morales; Jimmy Izquierdo, Holger Quiñónez, Jimmy Montanero, Claudio Alcí­var; Galo Vásquez, Tulio Quinteros, Toninho Vieira; Mauricio Argüello (Johnny Proaño, 67 m), Jorge Taverna y Luis Ordóñez.
DT: César Guillermo Reinoso.

1 Emelec: Javier Baldriz; Ciro Santillán, Kléber Fajardo, Urlin Cangá y Pedro Pablo Batallas; José Federico Minda (Ivo Ron, 88m); Miguel Falero, José Federico Minda, Enrique Verduga (Luis Castillo, 88m), Rubén Beninca; Raúl Avilés, Jesús Cárdenas (Eduardo Aparicio, 65m).
DT: Ángel Castelnoble.

Árbitro: Elí­as Jácome.
Goles: Rubén Beninca, a los 71 minutos.
Incidencia: Clásico del Astillero jugado por la Copa Guayaquil con motivo de la inauguración del estadio Monumental del Salado, ante 50 mil aficionados, el domingo 29 de mayo de 1988.

Primer clásico ganado
La frondosa cabellera ya quedó en el pasado para Ney Raúl Avilés, apodado la Turbina en su época de esplendor por su rapidez en la cancha y en la forma en que dejaba en el camino a los adversarios.

Avilés, de 41 años y quien actualmente es comentarista deportivo en el programa ‘El camerino’ de Cabledeportes, recuerda aquel clásico que formó parte del cuadrangular internacional denominado Copa Guayaquil que se efectuó en el estadio Monumental.

El partido se jugó el domingo 29 de mayo de 1988 y azules y amarillos llegaron a medirse en la final luego de que ambos superaran 2-1 al Peñarol uruguayo y al Barcelona de España, respectivamente.

Avilés señala que la fiesta fue preparada para los dueños de casa. “Barcelona era el campeón nacional de 1987 y tení­a un buen equipo; EMELEC habí­a hecho buenas presentaciones en 1986 y 1987, pero durante la década del ochenta el equipo azul no estuvo entre los primeros”.

Esa noche no hubo presión por ganar el partido ante su tradicional rival. Según Avilés, aquella situación fue decisiva, ya que salieron a disfrutar el juego, al contrario de los amarillos que tení­an la obligación de vencer ante su hinchada.

La Turbina recuerda que el gol de Beninca nació de un contragolpe. Luego de un tiro de esquina que se ejecutó a favor de Barcelona, se produjo un rechazo por la zaga eléctrica y él tomó el balón, eludió a un defensa y dio un pase a su compañero Eduardo Aparicio. El atacante cedió a Rubén Beninca y este superó al arquero Carlos Luis Morales y remató al arco; Claudio Alcí­var no llegó al cierre. Con el gol se desató la euforia de los aficionados eléctricos, superados en número por los canarios.

“Ese triunfo nos dio fuerza para ganar el campeonato de 1988”, rememora Avilés.

Avilés inició la jugada que culminó en el tanto del uruguayo Rubén Beninca con que los azules derrotaron a Barcelona (1-0) en el partido final del cuadrangular internacional que se realizó en el Monumental, en mayo de 1988, en el primer clásico disputado en el nuevo escenario amarillo; mientras que una conquista de Uquillas eliminó a EMELEC de los cuartos de final de la Libertadores 1990.

Tienes Estadio?
EMELEC te lo INAUGURA!
GRANDE BENINCA!
AGUANTE EMELEC

,

Topicos en el foro :

< "245080">29/Mayo – NUNCA LO OLVIDARAS!

< "79783">jodas contra el Barceloca

Facebook Comments