fbpx
Califica este post

( por Arturo Cervantes Ramí­rez )

Estamos ahí­, entre los punteros, donde los equipos grandes se merecen estar. De hecho los cuatro equipos más grandes del paí­s ocupan las cuatro plazas más codiciadas del campeonato ecuatoriano de fútbol.

Se habló mucho durante la semana previa al clásico que éste justamente era el partido a ganar. Muchos factores nos favorecí­an, pero mas allá de que sea un partido en el llano (lo que no implica mayor desgaste fí­sico para los jugadores), la principal ventaja que tení­amos a nuestro favor era el hecho de que en un clásico: ¡Cualquiera puede ganar!

Bajo esa consigna los jugadores saltaron a un repleto en capacidad Monumental, donde dando frutos a la experiencia ya ganada de muchos partidos jugados a nivel local e internacional, jugaron sin ningún temor y muy desenvueltos. A esto se suma la “motivación extra” que trae consigo un clásico aquí­ y en cualquier parte del mundo.

Se dijo que con ésta victoria de visitante conseguida ante Barcelona y asegurando los partidos que nos restan en el Capwell “estamos clasificados a la liguilla”, pero acaso ustedes ¿no esperan algo más? La clasificación a la liguilla será­a muy importante pero será­a muy mediocre pensar en solo ganar los partidos que se jueguen en Guayaquil y tan solo obtener un punto de visitante (ante Imbabura).

Con ésta victoria EMELEC debe ir mentalizado únicamente en ganar a El Nacional en Quito, aunque todos sabemos lo difí­cil que va a resultar por el buen momento que ésta atravesando el equipo militar.

El rendimiento de EMELEC en casa ha sido muy bueno (de un total de siete partidos, seis los ha ganado). Justamente el único partido perdido como local ha sido ante “los toreros”. Se puede decir que con este triunfo ha domicilio “hemos recuperado los tres puntos” perdidos del clásico jugado el pasado 5 de Agosto, pero se espera algo más. Si hay algo que este equipo nos debe son sus actuaciones fuera de Guayaquil, es decir, en la altura. Allá se ve la buena preparación fí­sica y el verdadero trabajo del cuerpo técnico.

Lo importante de los triunfos es nunca pensar que ya se lo ha logrado todo, y hay que trabajar justamente en lo que no se ha conseguido. A pesar de que aún no se está clasificado a la liguilla, en caso de que se lo logre, todos sabemos de lo importante que va a ser obtener puntos en la altura con tan pocos partidos en disputa donde se define al campeón del presente año. Así­ que felicitaciones por ganar el partido más importante para nosotros los hinchas, pero ahora a trabajar en lo que nos deben.

Escribe tu comentario usando Facebook