El defensa asegura ser un jugador al que no le gusta lastimar a su rival y dice que la – fama” de brusco se la dieron después de agredir a Michael Arroyo el año pasado en un Clásico del Astillero. El argentino se muestra feliz por estar en EMELEC y habla sobre su primera temporada en el elenco guayaquileño.

EL CENTRAL DEL CONJUNTO – MILLONARIO” LLEGÓ EL AÑO PASADO A REFORZAR UNA ZONA DÉBIL DEL EQUIPO

¿Quién es? Nombre completo: Cristian Nasuti. Profesión: Defensa central Nacionalidad: Argentina. Fecha de nacimiento: 6 de septiembre de 1982. Edad: 30 años. Estado civil: Casado. Hijos: 2 varones y 1 mujer. Clubes anteriores: Platense, River Plate, Morelia, Banfield, Aris, Aek y Libertad.

Cristian Nasuti – aterrizó” en Guayaquil el 14 de julio del año pasado. Llegó apurado y con el tiempo en contra, pues faltaba un día para que empezara la segunda etapa del Campeonato Nacional y EMELEC necesitaba contar con su aporte en la defensa desde la primera fecha.

La decisión de jugar en Ecuador la tomó dos días antes de viajar. Más que la propuesta económica que le hizo el club, fue la insistencia de los dirigentes y del técnico Gustavo Quinteros lo que llevó al defensa argentino de 30 años a resolver lo que, hasta ese momento, era un dilema. Su salida de Libertad de Paraguay coadyuvó para definir su presencia en el equipo – eléctrico”.

Ese fue el único refuerzo extranjero que incorporó EMELEC en esa etapa. La dirigencia estaba convencida de que le aportaría carácter y determinación a la zaga, dos características vitales, pero nulas, durante la primera fase del torneo del año pasado.

A pocos días para cumplir un año en el equipo – millonario”, Nasuti disfruta de uno de los mejores momentos de su carrera, solo superado por los títulos que logró con River Plate de Argentina en 2004 y 2008. Esa buena racha la consolidó en las últimas fechas de la primera etapa, cuando anotó dos goles decisivos que clasificaron a EMELEC a la final del torneo local.

¿Cómo se estableció el contacto entre usted y Emelec?

Cuando me encontraba en Libertad (Paraguay) alguien me llamó de parte del presidente Nassib Neme, me hicieron la propuesta, me agradó y luego negocié con él personalmente.

Después, cuando llegamos a un acuerdo, me insistía en que viajara rápido porque comenzaba la segunda etapa. Hice una parada en Buenos Aires para solucionar un problema de papeles y vine para acá, donde me encontré con un recibimiento bárbaro en el aeropuerto.

¿Qué hizo que decidiera jugar en Emelec? ¿Por qué no se quedó en Libertad o fue a otro club?

Libertad solo iba a disputar el torneo local y la dirigencia del club quiso acortar gastos. Salimos cinco jugadores y el técnico Jorge Burruchaga. Apareció lo de EMELEC y acepté porque las constantes llamadas del presidente me ayudaron a ver que en realidad me necesitaban. Obviamente, consulté con jugadores que estuvieron acá, como el – Polaco” Menéndez (Cristian) y otras personas que me hablaron maravillas de la institución.

Usted tiene contrato con EMELEC hasta 2014, ¿cómo evalúa su primer año en el equipo?

Ha sido positivo, pero no ideal. Tuve regularidad en la segunda etapa del torneo del año pasado, no conseguimos el título, pero quedamos en segundo puesto. Llegamos a octavos de final de la Copa Sudamericana superando a dos equipos difíciles, como San Martín (Perú) y Olimpia (Paraguay), luego estuvimos cerca de pasar ante la Universidad de Chile.

Luego fui expulsado por la falta ante Arroyo (Michael) en el Clásico del Astillero. Ese hecho fue lamentable, me equivoqué y me costó mucho superar esa situación. Fue un momento muy duro. Este año no empecé jugando, pero pude ganar continuidad. Jugué la Copa Libertadores y llegamos a octavos de final, donde le jugamos de igual a igual al Fluminense. Ganar la primera etapa en esta temporada es lindo y motivante. Ojalá podamos terminar con el título a final de año.

¿Qué tan duro fue superar el conflicto que tuvo con Michael Arroyo? Después de ese acontecimiento en el Clásico en el que se lo etiquetó como un jugador brusco…
Fue duro, a partir de ahí se me manchó el nombre. Antes no tenía ese cartel porque nunca fui un jugador con frecuentes expulsiones. Este último año he tenido cuatro, que es más de lo que haya tenido en toda mi carrera de 10 años. Me perjudicó mucho, es una reacción que no es normal en mí. No sé por qué exploté de esa forma y lo lamenté desde el primer momento. Al otro día, acá mismo (Complejo Los Samanes), le pedádisculpas públicamente. No soy un jugador brusco y menos malintencionado, no estoy acostumbrado a eso. Me perjudicó porque hubo periodistas y medios de comunicación que me injuriaron de mala forma y se me quiso hacer ver como una persona distinta a la que soy. Pero ya superé esas injurias, ahora me encuentro tranquilo porque mi familia y la gente cercana sabe quién soy y de qué forma juego.

¿Usted habló directamente con Arroyo en ese momento o solo hizo las disculpas públicas?

Solo hice las disculpas públicas. Creo que no era el momento adecuado para hablarlo personalmente, ya que hubo declaraciones de él, de Barcelona, que me injuriaban de mala forma, no tenía sentido hacerlo en ese momento. Me topé con un amigo cercano o familiar de él en el estadio (Capwell) y le mandé disculpas otra vez.

Ojalá me haya disculpado, y si no, se lo volveré a pedir el día que lo vuelva a enfrentar porque no soy ese tipo de jugadores. Creo en el juego limpio y trato que el jugador rival no se lesione por una falta mía. Las últimas tres expulsiones no fueron acciones bruscas. Por ahí está la que tuve ante Liga de Loja cuando el árbitro interpretó que le di un codazo en la cara al otro jugador, cuando mi movimiento fue para frenarlo y le di en el cuello. Trato de no lastimar a nadie. Es así como he logrado consolidar mi carrera futbolística.

Luego de su expulsión ante Liga de Loja, hizo una declaración en la que decía que los árbitros se – la tenían dedicada”, ¿cree que los jueces centrales son más enérgicos con usted que con otros jugadores?

Ahora no sé, pero apenas que vuelvo de la suspensión (a comienzo de año) creo que sí. Yo siempre veo las repeticiones después de los partidos para ver los errores. Y las veces que me amonestaban o me expulsaban era por una falta o dos que hacía en todo el partido y no me perdonaban ninguna, o a veces no era para amarilla y me amonestaban.

En otros partidos vi que recién en el segundo tiempo amonestaban a otros rivales. Cuando las cosas están así lo ves injusto. Pero ahora vivo otra realidad, a los árbitros ya se les borraron esas jugadas de la cabeza y ya no me estigmatizan como lo hacían antes.

¿Qué lo motivó a extender su contrato en Emelec, luego de no conseguir el título?

Porque estoy convencido de que tarde o temprano vamos a conseguir algo importante en Emelec. Cuando las cosas institucionalmente se hacen bien, hay dirigentes serios y un gran plantel que está convencido de lo que quiere hacer, tarde o temprano los resultados van a acompañar.

Nos quedamos con la bronca del año pasado porque, encima, quedó campeón Barcelona, pero hay que ser consciente de que hizo mejor las cosas que nosotros. Estoy convencido de que este equipo tiene hambre de gloria y queda por demostrarlo. Por eso firmé un contrato extenso (hasta julio 2014) porque sabía con qué dirigentes podía hablar y con qué institución me encontré.

¿Cómo es su relación con el presidente y el técnico del club?

Con Nassib Neme tengo una relación buena. Quedó demostrado en situaciones diferentes que mostró su apoyo y siempre estuvo abierto a la charla con cualquier jugador. Un dirigente no muy común en el fútbol, un tipo muy transparente, serio. Por algo EMELEC lleva tantos años jugando torneos internacionales. Un club al que lamentablemente no se le dio el título, pero siempre está peleando los puestos importantes.

Eso hay que destacar, porque no es normal eso en la actualidad del fútbol. Con Gustavo, bien, normal. Es un técnico que no se casa con nadie, que pone a jugar al que esté mejor. Quedó demostrado: yo empecé jugando y cuando pensó que un compañero estaba mejor que yo, lo puso. Y así es con todos.

¿Cuando sucedió esto (no ser titular) se enojó o pidió alguna explicación a su entrenador?

Bueno, capaz que él (Quinteros) vio que había un compañero mejor que yo y lo puso. A veces uno podrá estar o no de acuerdo con las decisiones del técnico, pero lo que aprendáen todos estos años de carrera es que el que manda es el técnico y uno debe acatar sus órdenes, tratar de esperar cuando le toque la oportunidad.

Mientras se hagan las cosas bien, de manera transparente y sea todo por igual. Por el momento todo es por igual. Cuando él tiene que sacar un jugador importante, lo saca. Eso ha ayudado a comprometer más al grupo con el objetivo de quedar campeones.

Antes de los partidos donde anotó (Dep. Cuenca y U. Católica) usted era muy criticado por la hinchada e incluso se lo vinculaba con el Colo Colo de Chile, ¿cómo afrontó ese momento?

Da la casualidad de que se critica cuando los resultados no acompañan. Son esos partidos en los que no me tocó jugar, pero soy parte del plantel. Cuando se pierde siempre se apunta a los jugadores de mayor experiencia. Por mi parte, estaba tranquilo, trabajando al 100% como siempre, esperando la oportunidad para jugar.

Por suerte me tocó jugar pronto, que el técnico confíe en máy poder rendir. Uno sabe que estas situaciones se viven en cualquier parte del mundo. Cuando los resultados no acompañan, siempre se critica y uno debe seguir siendo la misma persona, y yo lo soy desde hace un año que llegué.

¿Realmente existió el de Colo Colo?

Mire, un día me llamó un colega suyo de acá de Ecuador y me comentó que en Chile se habla de mi nombre para ir a Colo Colo. Me sorprendió porque por ahí, siempre antes de que se haga noticia, el jugador se entera primero a través de un llamado. Pero en ningún momento se comunicó ni la directiva ni el cuerpo técnico de Colo Colo conmigo. Yo hablé con el presidente Neme (Nassib) para ver si se habían comunicado con él -que nunca lo hicieron- y para aclararle que no habían hablado conmigo.

Cuando recibió la noticia de la muerte de su tío (antes del partido contra la U. Católica), ¿pensó en pedirle al técnico no jugar ese encuentro?

Cuando recibáel mensaje a las 07:00 para comunicarme esa mala noticia fue una hora en la que no paré de llorar en mi habitación (estaba en concentración con el equipo).

Nunca se me pasó por la cabeza no jugar porque era algo que no podía solucionar, tampoco podía viajar para por lo menos acompañar a mi tía y primos. No podía. Así que traté de tranquilizarme y pensar en el partido, fue duro ese momento. Después del encuentro recién se enteraron mis compañeros porque no quise perjudicar el buen clima que había en el momento. Por eso traté de que la presión vaya por dentro y pude descargarme con el gol y dedicárselo.

En las redes sociales la hinchada elogió mucho su decisión de no salir de la cancha, a pesar de su lesión, ¿por qué decidió quedarse, a pesar del golpe en el muslo y lo que vivía internamente por el fallecimiento de su tío?

Soy un jugador acostumbrado a esforzarme al máximo si tengo un golpe o algo así. A veces me perjudicó, a veces no, incluso me terminé lesionando peor, pero es mi forma de ser: dar hasta el límite. En el primer tiempo tuve un choque con un jugador contrario y justo me golpea en el corazón del cuádriceps izquierdo (muslo).

En el vestuario me puse hielo porque tenía mucho dolor. Después, comenzando el segundo tiempo, vuelvo a chocar con un jugador y me golpeó en la misma zona, lo que provocó que se me durmiera la pierna. Entonces le avisé a Quinteros que no podía seguir. Cuando entró Tony Ocampo y me puso el spray se me calmó un poco, pero sentía mucho dolor, sin embargo probé con una corrida y podía seguir. Por eso le dije al técnico que me dejara dentro del campo. El tema del gol fue un regalo del cielo. No me quedé pensando que podía hacer el gol sino que podía aportar al equipo. Por suerte me iluminó el de arriba y pude ayudar a ganar al equipo.

Hablando del cielo, ¿cómo ve usted el hecho de que en EMELEC se agradezca a Dios después de cada partido y que se le dé la gloria a Cristo?
Al principio me sonaba medio extraño, en Argentina no se acostumbran esas cosas. Allá cada uno reza individualmente a su forma y no se lo hace grupal. Acá hay personas de varias religiones, algunos chicos son católicos, otros le dan la gloria a Cristo. Lo importante es que se encontró un respeto de ambas partes. Cada uno respeta su lugar, su parte, después de los partidos se reza y se agradece a Dios. Lindo porque ninguno impone la religión de nadie.

¿Qué es lo que se viene para EMELEC y Cristian Nasuti?

Seis meses duros, difíciles. Los rivales te van conociendo y eres el rival a vencer porque ganaste la primera etapa. Ojalá que podamos enfrentar estos partidos que se vienen de la mejor forma, con la misma mentalidad ganadora y el mismo convencimiento que se mostró en el primer semestre. Y si toca hacer una buena Copa Sudamericana, bienvenido sea.

¿Podría aceptar ganar el campeonato sin haber ganado ningún Clásico?

Obviamente que ganar un Clásico es una satisfacción grande por todo lo que significa para el hincha y por el orgullo que significa ganarle al archirrival. Nosotros sabemos que lo importante es ganar el título, eso queda para la historia de la institución. Después los clásicos se pueden ganar o perder y quedar en la historia. Pero hoy hay que darle la alegría a la gente (el título).

¿Cuál es el momento más alegre y el más triste que ha vivido en Emelec?

El más alegre, sin duda, el partido ante la Católica, por haber conseguido un objetivo y haber sido partícipe de eso. El más triste haber perdido el Clásico (5-0) de la forma que se lo hizo. Fue un partido muy raro, es algo que nunca lo había vivido.

Los primeros 30 minutos EMELEC era el dueño de la pelota, pero después de la expulsión de Marcos (Mondaini) ellos anotaron un gol y el partido cambió totalmente. Me sentámuy mal en ese momento, pero con trabajo logramos levantar el estado de ánimo del grupo.

Si usted y EMELEC ganan el título al final de la temporada, ¿pensaría en alargar su contrato e incluso terminar su carrera aquí?
Vamos a ir viendo. Mi primer objetivo es cumplir el contrato. Después veremos más adelante, siendo consciente de que todo es más fácil cuando los resultados acompañan. el telegrafo

Facebook Comments

Emelec emelexista pagina oficial