Esta es una década dorada, donde las nuevas generaciones azules están viviendo quizá lo que muchos no pudimos disfrutar en nuestros años de adolescentes, para no caer en la efervescencia típica del chuchaqui que hoy pasamos gracias a los momentos y años de glorias inobjetables en este EMELEC cada vez mas grande, comparto como ejemplo real y contundente lo que puedo experimentar como padre.

Mi hijo Nacido en el 2002 en Pomona, California, EEUU, y criado en Nueva York, ahora de 15 años sorprende a propios y extraños no solo por su perfecto español sino también por su amor inclaudicable y los conocimientos de las noticias generadas día a día por el equipo de sus amores, Emelec, su teléfono lo mantiene informado incluso de los detalles menores del primer campeón, el sabe la hora que entrenan, quien está en dudas, quien se lesiona e incluso la hora que parten en el bus para sus actividades en la institución, total lo que quiero plasmar es que él al igual de muchos chicos están creciendo como testigos de un EMELEC cada vez mas grande donde año tras año termina primero o segundo.

Ven jugar a su equipo en un estadio hermoso, de otro nivel, están orgullosos y nadie los puede mirar hacia abajo, es una generación privilegiada, acostumbrados a celebrar campeonatos año tras año, lucen orgullosos una camiseta Adidas y el año que su equipo no salga campeón para ellos es un fracaso, esta mentalidad ganadora, esa sensación de grandeza y orgullo que les genera su equipo tienen nombre y apellido de un gestor, un idealista, que no solo es hincha y dirigente, sino un hombre que ama a Emelec, personalmente me es difícil imaginar a nuestro club del alma sin Nassib Neme.

Siempre habrán detractores, siempre todo buen líder tendrá oposición, personalmente no quiero imaginar de como sería nuestro amado equipo sin la llegada de este caballero ilustre que ha hecho del bombillo un club modelo en el Ecuador…, no solamente es el cemento que se eleva hacia el firmamento en el Capwell, no solamente son las estrellas cada vez en mayor numero en la gloriosa azul, es también la mentalidad con la que están creciendo nuestros jóvenes Emelecistas, es la semilla que germina en las nuevas generaciones de hinchas de este EMELEC que en cada administración que asume y lidera Neme lo hace mas protagónico, un club pionero, fundado por George Lewis Capwell y engrandecido por las buenas administraciones del actual dirigente eléctrico, haber ganado 5 campeonatos bajo su dirigencia, el transformar el viejo y querido estadio Capwell una joya de Guayaquil y del Ecuador hacen sin duda que Nassib incluso haya superado a Capwell como dirigente, si estoy equivocado en esta aseveración que la memoria del gringo me disculpe, pero a criterio personal considero que estamos siendo testigos del mas grande dirigente que ha tenido el primer campeón.

Hace unos años escribí un editorial donde su titulo decía ‘ No lo dejemos ir ‘, hoy me complace decir que no estuve equivocado, no deberíamos dejar ir nunca a Nassib, ahora hemos recobrado e incluso ganado protagonismo a nivel nacional e internacional, actualmente nuestro equipo es el mas exitoso del país, el mas taquillero, 23.714 de promedio en hinchas por partidos como local, con 545.416 boletos vendidos en el año, superando esta asistencia en un 120 % del rival de barrio que apenas vendió 214.487 en su estadio que casi nunca llenan.

En lo futbolístico ganar 4 títulos en 5 años, donde se logra un tricampeonato, único después de El Nacional, hacen sin duda que la nueva generación de hinchas emelexistas hoy gocen sentirse parte de un equipo protagónico.

Solo esperan el tan ansiado titulo Internacional, el mismo que Neme lo tiene entre ceja y ceja, el turco lo sabe, no lo expresa, porque es su forma de ser, de perfil bajo pero de grandes visiones, de apariencia humilde, pero de sangre real, estoy seguro que al igual que mi hijo y mi padre, Nassib también sueña con ganar aquel titulo que sellaría con broche de oro su liderazgo y escribiría con letras doradas la historia del primer monarca del Ecuador.

Un abrazo fraterno a todos los azules en Ecuador y también a los esparcidos en todo en el mundo que hacen emelecismo a través de un tv, una laptop o en una aplicación en el cell al igual que mi hijo Paul Fong Jr.

El cielo sigue siendo azul, Dios no afloja la bandera….!!!

Paul P. Fong

Facebook Comments