Inicio Editoriales Pensando en la revancha : a la vuelta nos veremos

Pensando en la revancha : a la vuelta nos veremos

0
1125
cse lduq
emelec y el triunfo de su modelo

( Por: Diplomático Azul )

Lamentablemente no pudimos hoy en el partido. En lo personal no estaba de acuerdo en jugar un partido amistoso contra nuestro eterno rival, justamente porque estamos a las puertas de un campeonato. Es un bajón aní­mico para nosotros y un empujón para el otro equipo. No sólo es el resultado, sino también la prensa que ahora tendrá comidilla hasta el domingo.

Según el desarrollo del partido, me parece que el equipo entró a jugar «sobrado», sabiendo que en el papel y por el desempeño mostrado en todos los partidos de preparación. El resultado es sencillo: el equipo del astillero que no habí­a perdido ni un partido de preparación sucumbe ante aquel que sólo habí­a podido vencer a equipos de la primera B y de la segunda. La primera conclusión que nos tocará escuchar es ya conocida, nos ganaron el clásico y todo lo hecho en la etapa de preparación queda en el olvido.

Debemos mantener la confianza en nuestro equipo, sabemos que está para más. Nuestro técnico arriesgó con muchos cambios cuando faltaba buen tiempo por jugar, pero para eso, justamente, están los partidos de preparación. Reitero mi oposición a que este tipo de ensayos se hagan en un clásico, pues amistoso u oficial, sigue siendo clásico. La consigna era ganar, no empatar ni perder. Definitivamente era el partido más importante de los preparatorios.

Ciertos detalles deben ser corregidos. La concentración que estaba mostrando el equipo no se hizo presente hoy. El tercer gol, especialmente, es prueba de ello. Elizaga cometió un gran error, pero Grabinski dio un pase que no debió. Eso forzó al arquero a decidir si reventar el balón o si tratar de hacerle una finta al delantero. Todos sabemos cual fue la decisión y la consecuencia. Una adecuada concentración evita correr ese tipo de riesgos.

El arte de golpear: El fútbol es un deporte de contacto y los golpes son comunes. El éxito de dar un golpe al adversario es saber cuándo, dónde y a quién. No se puede golpear descaradamente a un contrario cerca del área, por ejemplo, como repetidas veces lo hacen José Luí­s Quiñónez y Juan Triviño. Un hincha espera que un jugador profesional sepa lo anterior, pero continuamente se lleva un desencanto. El cuerpo técnico debe trabajar en este tipo de detalles para evitar que acarreen situaciones de peligro como tiros libres que precedieron al tiro de esquina con el que nos hicieron el primer gol.

Terminó el partido, ahora comienza lo real, el campeonato. Esperamos que el equipo salga con mayor peso ofensivo. Hoy, Vega y Ludueña estuvieron muy desabastecidos. Nos sigue faltando el nexo que alimente a esa dupla goleadora que los emelexistas sabemos, tiene mucho potencial. No podemos pretender que entre los dos hagan todo. El fútbol es un juego de equipo y si una lí­nea funciona mal, el equipo anda mal. Ya es hora de que el técnico encuentre el once ideal, que funcione bien contra equipos débiles y fuertes, de manera que la hinchada no tenga una apreciación equivocada ni se cree falsas expectativas.

Escucho constantemente «EMELEC está jugando buena pelota…» y no lo dudo. Confí­o en mi equipo y se que está para grandes cosas, pero la pretemporada estaba para corregir aquellos errores en los que hoy nuevamente caí­mos. Confí­o igualmente, en que el equipo se va a reponer de esta derrota. El fútbol da muchas revanchas. La primera está el domingo, te toca reivindicarte con tu hinchada Bombillo! La segunda. el próximo clásico, a ganar o ganar. Nos veremos las caras nuevamente, más temprano que tarde.

Diplomático Azul

Facebook Comments