fbpx

emelexista emelec Correa miembro de emelexista.com

Elizaga le regaló el buzo del partido  Ecuador – Argentina

El presidente de la República del Ecuador, Rafael Correa, contó hoy, sábado, que el arquero de la selección nacional, Marcelo Elizaga, le regaló el buzo con el cual tapó ante Argentina en le triunfo dos a cero de la semana pasada.

“No se los traje para que no se piquen, pero Marcelo (Elizaga) me regaló el buzo con el que tapó Argentina – Ecuador, con el que tapó el penal a Tévez (Carlos)”, declaró Correa en su enlace de los sábados.

 

El mandatario contó que en el transcurso de esta semana su hermano de nombre Fabricio, lo invitó a almorzar con el arquero de la selección nacional, el presidente de la Comisión de Fútbol del Club Sport Emelec, Nasib Neme, y el entrenador de este equipo, el argentino Gabriel Perrone.

En ese momento la conferencia del Presidente se vio interrumpida por el himno del equipo de sus amores y al final de sus pequeñas palabras para EMELEC dijo “vamos a ser campeones”.

Corres es fanático del EMELEC y es normal que en su tradicional comparecencia de los sábados le regale unos minutos para hablar de la realidad de dicho equipo que es el actual puntero del Campeonato Ecuatoriano de Fútbol.

Por: Víctor Hugo Peña Black

Declaraciones de neme

Emelec mejoró con Macará. Si, se vio mejor que el rival y pudo ganar mínimo 2-0 y hasta más. Hoy el equipo empeoró o decreció. La contención en medio no anduvo, Pedro jugó, pero no marcó y ralentizó demasiado el juego. En defensa Vega falló muchísimas veces, algo inusual en él.

No hubo contención. Lara pudo fácilmente en dos o tres toques pasar la línea de 3 volantes de Emelec. Queiroz el que más se esfuerza y marca, pero le faltó pasar más al ataque, Pedro no marcó absolutamente nada y López no lanzó un pase profundo con ventaja en el partido.

No hubo juego ni contención en mediocampo de Emelec. Gorman fue de lo mejor, firme en la marca y siempre encarando y pasando a ofensiva. Romario no ganó como en otros partidos la última línea del campo. Los extremos nunca se entendieron bien con los laterales.

Billy siempre decidió mal. Remataba al cuerpo del arquero, enviaba centros que más bien eran remates al arco, cuando corría con ventaja demoraba mucho en pasar y la marca rival le ganaba. Cabezas ganó una sola vez un mano a mano y su centro no tuvo buen destino; no más en 90 min.

Escribe tu comentario usando Facebook