fbpx

Ayer EMELEC empezó a entrenar con sus dos refuerzos extranjeros. Livio Prieto y Cristhian Grabinski, en el complejo de Los Samanes; sin embargo la comisión de fútbol, presidida por Eduardo Garcí­a, analiza la adquisición de dos delanteros argentinos puesto que se cayó la contratación de Vega y Mondaini.

En la práctica de ayer, la que duró dos horas, Prieto jugó un partido con los demás integrantes del equipo, mientras que Grabinski solo hizo calentamiento y estiramiento.

Este es el segundo dí­a de las dos semanas que estarán concentrados. Ambos argentinos están agradecidos por el recibimiento y la aceptación que han tenido en el grupo, “se ve que hay muchas ganas de ganar”, refirió Prieto. ¿Prieto, cree en la buena suerte?
Creo en Dios, en la buena suerte y en la mala, así­ que espero que en este año tengamos buena suerte para alcanzar cosas importantes.

¿Está ansioso para jugar un partido oficial?
Me mantengo tranquilo aprovechando al máximo estos dí­as de pretemporada. Vine a sumar y esperamos que se pueda sacar un lindo año y ganar el campeonato.

¿Será el armador?
El técnico decide quién juega y quién espera.

¿Cuáles son sus aspiraciones?
Las mejores. Uno quiere jugar y llegar a ser el protagonista.

¿Cómo es fuera de la cancha?
Soy casado y tengo un hijo de cuatro años que se llama Thomás, ellos vendrán a vivir conmigo, máximo en 20 dí­as.
Más que nada me gusta leer los diarios, luego escuchar música y jugar playstation.

“OPCIONES parA CRITICAR”
A Cristhian Grabinski no le molesta que le digan que está “gordo”, tomando en cuenta que desde hace tres meses no vení­a jugando debido a que solo lo hizo por poco tiempo en un campeonato en Chipre.
“Vengo de una para, tengo 15 dí­as para el primer partido y cuando empecemos los encuentros habrá más opciones para criticar”, señaló el defensa, evitando sonreí­r para que no le vean los “brackets”.

¿Le avergüenza enseñar sus dientes?
No es eso, lo que pasa es que soy serio.

¿Existe alguna diferencia entre las otras concentraciones?
Normal como todas las concentraciones de antes. Es un paí­s nuevo, clima diferente, solo hay que adaptarnos de la mejor manera para rendir en el club.

¿Considera que en poco tiempo estará listo para debutar?
En mes y medio podré jugar aunque la última palabra la tiene el técnico.

¿Podrí­a describirse como ser humano?
Como ser humano qué difí­cil… soy padre familia, tengo dos niños (Ingrid e Isaac) que espero que vengan pronto. Soy una persona que no le gusta hablar mucho, solo dentro de la cancha. Me encanta leer, jugar ajedrez y fútbol con mis hijos y muy pocas veces escucho música.

¿Le molestan las crí­ticas?
No porque la misma presión se vive en Argentina.

( Rita Mogrovejo, Diario Extra )

Escribe tu comentario usando Facebook