andreita capwell
bombillo ensaya el once titular

Cobertura especial

Guayaquil (emelexista.com).- Se acercaban las doce del mediodia y la gente llegaba apresurada al Capwell, solos, acompañados por sus esposas, amigos, enamoradas, hijos, etc. Para alguien que este cerca de Gabriel Perrone la mision, contarle al tecnico de EMELEC que el equipo que el dirigio este 2009 no es un equipo de provincia, su hinchada es por historia, 80 años, una hinchada grande a la que con un tan simple ” A mi me contratraron por dos años”, no se tranquiliza, es que luego de ver y oir las declaraciones en la rueda de prensa parece que Perrone aún cree dirije en el Austro.


Pero regresemos donde nos quedamos, EMELEC necesitaba ganar, como sea pero ganar, dejemos de lado el partido que el Cuenca disputaba contra el Olmedo, EMELEC en su estadio tenia que ganar, algo que a lo largo del año se le hizo dificil lograrlo.
Ni cinco minutos y nos hicieron el primero, ibamos perdiendo, parecia mentira pero era verdad, la hinchada sin embargo no decayo, siguio alentando hasta el final.
Primer expulsado de la Espoli, EMELEC necesitaba ganar y por goleada.
Entraba Caicedo, no, esperate Marcos, entra Achilier por Aguirre, nos dejaba ver que esto por buen camino no iba, improvisacion total.
Segunda expulsion, entra Caicedo. Quien sale ? Zambrano, no . Sale Quñonez Carlos. La idea, todos para adelante al viva la Patria.
Nueve contra once, Perez por Mena, igual daba, la brujula ya estaba perdida. Porque? Cuando desde la cabeza viene el desorden, que se puede esperar del resto. EMELEC era un mar de incertidumbres, sintiendose perdido, Fleitas se lanzo al ataque. Los hinchas se miraban. Comentas con los de la izquierda,con los de la derecha, oyes a los periodistas.. todos responden, casi exactamente igual. “Es Perrone”.
Gol del Cuenca, desazon en el estadio, se acerca el final de lo que ya se veia venir. Fin del partido comienza el desahogo.
Perrone hace un ademan y empieza su camino de regreso hacia el tunel, en el desfile un sin numero de gritos, insultos y reclamos, en la banca sentados sin reaccion, Aguirre, Estacio, Mena, con el reflejo de lo que sucedia.
Afectada y dolida, la hinchada, esa que por historia tal vez conoce mas de EMELEC que el mismo tecnico, esa que sabe que EMELEC en el Capwell siempre fue avasallador, esa que en plena crisis economica estaba ahi con su familia, esa a la que Perrone le contesta sin inmutarse que para el, esto no es fracaso .
Mina en el piso, levantado por Perez lamentaba lo que en la cancha no pudo lograr. Con la tristeza en sus rostros y el abucheo de fondo uno a uno se fueron metiendo de regreso al tunel al cual algunos tal vez no regresen. Elizaga el unico ovacionado por la gente en algo contradictorio pero logico, es un idolo, el hincha lo reconoce y se lo aplaude, su entrega, su dolor, su sacrificio, la hinchada lo ve y se lo retribuye, el unico que sale aplaudido en esta derrota.

Rueda de prensa, sale a “dar la cara ” el que con sus palabras de “Yo soy el unico responsable ” desea dejar sin chance de preguntas o cuestionamientos a una prensa lista a disparar y una hinchada con sed de respuestas. Misma actitud de siempre, parco en sus palabras, reflejando desinteres en las consecuencias, contesta dos, tres preguntas, hasta que le llegue la que lo incomoda, entonces se pone de pie, no responde y se retira.
Dejando como lo hizo todo el año, una estela de preguntas sin responder, una lista de fallas no justicadas y la sensacion de un trabajo sin concluir, porque a un tecnico que se le da todo lo que pide y no alcanza lo que si era posible lograr no se lo puede llamar exitoso.
Que poco tiempo ? Que le pregunte para provecho personal de el, como hizo Insua en el Quito ? con menos presupuesto y tiempo lo que el aca quiere justificar y no pudo lograr.
En las afueras una hinchada descontenta grita, FUERA PERRONE, FUERA PERRONE, por mas de 30 minutos, se termina la temporada, se termina el domingo de futbol, la gente se retira preguntandose mientras camina, Queremos otro año asi ? Otro año con mas de lo mismo, con domingos como este, un domingo repetido muchas veces esta temporada, un domingo amargo, un domingo de Perrone.

Angel Bustamante
emelexista.com

Facebook Comments