fbpx

El fisioterapista ecuatoriano dejó la tricolor luego de 14 años para hacerse cargo de los jugadores de Emelec.

Quise tomar un nuevo destino. En la Ecuafútbol dejé 14 años de mi vida, que no son pocos, y desvincularme no fue fácil para mí. Es un reto venir a EMELEC y poder triunfar, como hice en la Selección“. Con esta frase, el fisioterapista Tony Ocampo comentó su salida de la Tricolor para vincularse a los azules.

Sobre el partido

Ocampo sustentó que fue duro tomar la decisión de desligarse del Departamento Médico de la Tri, principalmente por su familia. Su esposa, Esther Marisol, y sus hijos, Tony y Antonella, no tuvieron la reacción que él deseaba cuando les comunicó su decisión.

Ellos (mi familia) aman mucho a la Tri, viajan mucho a Quito, nunca dejaron de asistir a un partido durante los 14 años que estuve vinculado a la Ecuatoriana“, dijo el fisioterapista.

Copa Libertadores

Pero, con el pasar de los días, el “Doc Ocampo“, como le llaman los jugadores, dijo que su familia lo entendió. “Comenzaron a apoyarme en este nuevo reto que me llevará a vivir nuevas experiencias“, dijo el profesional, que firmó por cuatro años con Emelec. Acotó que Tony no tiene anécdotas, sino más bien “sanas costumbres“. “En los partidos de la Selección, lo primero que hacia era buscar a los jugadores para darles un abrazo muy fuerte“.

Toñito, como también le dicen los futbolistas, se considera de carácter tranquilo y sereno, sin embargo, no pocas han sido las veces que ha tenido que “contar hasta cinco mil” al ver las duras entradas de los rivales.

Declaraciones del dt

Uno no ve el partido sino a los jugadores: cómo se desplazan en la cancha, si se recuperan bien de los golpes, o si no están en condiciones de seguir“, añadió.

A su vez, aseguró: “Si tengo que enamorarme de esta camiseta (Emelec), lo haré, porque la voy a respetar e idolatrar. Porque hago mi trabajo con profesionalismo y amor“, finalizó.

En Emelec juegan parados, hay mucho toque de pelota entre defensores, cansino e intrascendente, no hay salida clara y pensada desde sus volantes centrales y tampoco hay paredes en ataque que permitan romper la defensa del rival. UNA SOLO UNA BILLY-ROMARIO EN 90′ Y FUE PENAL.

Después de niveles como Jhonson y Dixon ya hablar seria ser reiterativo, repetir las mismas críticas de semanas o año anterior. Lo principal es que no hay sociedades y que los jugadores tampoco se le presentan al compañero para que estas se den. Así el juego no fluye ni fluirá.

Escribe tu comentario usando Facebook